21 Jul 2019

Una red de casinos on line clandestinos que tuvo origen en Bolívar fue desbaratada en Trenque Lauquen

Un fuerte golpe al juego clandestino dio la Policía, después de una larga investigación realizada por la Justicia, en la ciudad de Trenque Lauquen.

Casino clandestino (foto tomada de Google)

Se desbarató una red de casinos on line, habiéndose procedido a la aprehensión de tres personas. Leandro Casas, Ivana Guillot y Luis Gómez Muñoz. El primero de los mencionados hermano de Pablo Casas, que llegó a ocupar el cargo de Comisario en la Policía de la provincia de Buenos Aires.

Los imputados, se informó desde la UFI Número 5 a cargo del doctor Manuel Iglesias, están acusados de administrar el juego clandestino, en gran parte del noroeste bonaerense, a través de distintas apuestas web. Se procedió a la incautación de anotaciones relacionadas al juego ilegal, chequeras, dinero en efectivo y un automóvil de origen alemán.

Los allanamientos se concretaron en los siguientes domicilios de Trenque Lauquen: Freire 543; 12 de Abril 1016 y en un comercio destinado a peluquería en una de las esquinas de San Martín y Pellegrini.

De acuerdo a los datos obtenidos la investigación demandó más de un año y medio.

Foto de material secuestrado, oportunamente, en Bolívar

En el año 2016 el ex comisario Casas, hermano del ahora aprehendido Leandro, se supo que regenteaba seis casinos clandestinos, de donde se secuestraron un centenar de computadoras con programas de apuestas, mesas de póker, fichas, dinero en efectivo y demás elementos de juego que funcionaban en clubes, locales comerciales y casas de Bolívar. Por aquel entonces, en la ciudad de referencia, las instituciones allanadas y clausuradas fueron el Club Social, el de Empleados de Comercio y el club Alem, además de un local comercial conocido como «La Pañalera» – en Alsina y Zapiola – y dos propiedades privadas que tenían en sus garajes salas de bingo, ubicadas en Quintana 726 y Rivadavia 132.

Ya por aquel entonces, se comentaba insistentemente en Trenque Lauquen, que Casas había desplegado su red de juego clandestino hasta esta ciudad a través de personas de su extrema confianza.