28 May 2020

Según estudio de la Facultad de Economía de la Universidad de La Plata, Rivadavia, Villegas, Tejedor, Ameghino y Daireaux, los distritos menos castigados por la crisis

La provincia de Buenos Aires verá afectado el 48% de su Producto Bruto por el parate por el coronavirus de la industria manufacturera no esencial, con una baja del 40%; la inactividad del comercio no esencial (que implica un descenso del 17%), y de la construcción, -9%. Si bien hay 75 municipios a los que la pandemia afectó menos, el «sesgo plutocrático» (los 40 municipios más afectados aportan el 70% del Producto Bruto Provincial) genera un fuerte impacto a nivel provincial. Es decir, los municipios con más población, industria y comercio están más comprometidos que los que tienen como actividad principal la agrícola-ganadera.

Provincia de Buenos Aires – Mapa político

La información está publicada en la revista Fortuna perteneciente al Grupo Perfil.

Según un informe del Laboratorio de Desarrollo Sectorial y Territorial de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional de La Plata, los municipios más afectados son los que tienen más cantidad de pobladores, industrias y comercios y son los ubicados en el Conurbano, mientras que los otros, al tener menos población y dedicados a la actividad agropecuaria y, por consiguiente, alimentaria (actividades consideradas esenciales) no perciben tanto el impacto a nivel sanitario ni económico.

Los municipios que más sintieron y sienten la crisis son: Ensenada (con una caída del 65%; Campana (-65%); Pinamar (-61%); San Martín (-60%); San Isidro (-60%); Escobar (-59%); Tres de Febrero (-58%): Tigre (-58%): Vicente López (-58%), y San Fernando (-56%).

Los municipios que menos caída tuvieron en su economías son: General Guido, con una baja del 19%; Tordillo, -22%; Rivadavia, -22%; Carlos Tejedor, -22%; Lavalle, -23%; San Cayetano, -24%; Florentino Ameghino, -25%; General Villegas, -25%; Coronel Dorrego, -26%, y Daireaux, -26%.

Todas zonas donde la actividad agrícola y ganadera tiene el mayor peso en la economía de los municipios.

El estudio, para analizar la caída en el Producto Bruto provincial, dividió a la actividad económica en tres grupos de acuerdo a si tuvieron un impacto negativo bajo, medio y los que tuvieron mayores complicaciones.

En el primer grupo se incluyó actividades agropecuarias e industrias esenciales. También se incluyó aquí las que su producto está representado por los salarios pagados por la administración pública y educación y a las que sus trabajadores siguen cobrando su salario a pesar de no estar trabajando. Además, están las actividades industriales que elaboran medicamentos y material médico y a las empresas de generación y distribución de energía y otros servicios comunales, los rubros comerciales relativos a la venta de alimentos y los servicios de telecomunicaciones.

Entre las que tuvieron y tienen un impacto medianamente negativo están las actividades de intermediación financiera, seguros y comunicaciones, donde las transacciones electrónicas y no presenciales son significativas. Tambièn están los servicios de salud.

«Finalmente, dentro del grupo de actividades económicas que han sufrido un fuerte impacto negativo se encuentran los hoteles, restaurantes, resto de la industria manufacturera, construcción, comercio mayorista y minorista (salvo las excepciones nombradas anteriormente), transporte y los servicios en general», detalla el informe.

En el detalle, este estudio indica que en los municipios que tienen una fuerte presencia del sector público, como La Plata, van a tener un impacto menor en comparación a las localidades que tienen la mayoría de sus actividades restringidas, como en el Conurbano.