23 Nov 2020

Se están cumpliendo diez años del mayor conflicto entre el campo y la política de un gobierno, en Democracia

Fueron 127 días de huelga de comercialización de granos, de cortes de rutas, de actos y movilizaciones en diferentes puntos del país y de cacerolazos. En Trenque Lauquen, se constituyó en escenario principal de la protesta, el cruce de las rutas nacionales números 5 y 33. Fueron sobresalientes protagonistas y tuvieron la enorme responsabilidad de conducir las expresiones de malestar en el distrito, el ingeniero Miguel Ballester y el doctor Osvaldo Delamata, éste último fallecido cuando era aún muy joven. Ambos integraban la mesa directiva de la Sociedad Rural. Barracchia, intendente en aquel entonces, se encolumnó con el gobierno

Resolución 125 – Corte de rutas

Este martes se cumplen 10 años de una de las protestas más duras y prolongadas que realizó el sector agropecuario en Argentina, contando con el aval de una gran parte de la ciudadanía, especialmente del interior del país. El Gobierno Nacional había dispuesto la aplicación por decreto de la denominada Resolución 125, consistente en un sistema de retenciones móviles a las exportaciones agropecuarias.

Fueron 127 días de huelga de comercialización de granos, de cortes de rutas, de actos y movilizaciones en diferentes puntos del país y de cacerolazos.

El Congreso había aprobado el decreto para aplicar retenciones móviles a la exportación en la Cámara de Diputados, pero fue rechazada en el Senado, con el famoso voto “no positivo” del entonces vicepresidente de la Nación, Julio Cobos.

En esta región las manifestaciones más importantes se realizaron en la zona de 9 de Julio y Trenque Lauquen. Los dirigentes gremiales que representaban a las distintas entidades tuvieron un gran protagonismo. La atención de los medios, en este distrito de la Pampa Húmeda Arenosa, se concentró en los directivos de la Sociedad Rural, la entidad que más adherentes tiene, afiliada a CARBAP y, por ende, a Confederaciones Rurales Argentinas.

Mesa de Enlace

Durante el transcurso del conflicto fueron muchos los hombres y mujeres que llegaron desde las organizaciones para transmitir su descontento por la medida adoptada con Cristina Fernández, ya presidenta de la Nación por aquel entonces, a la cabeza, y Néstor Kirchner fogoneando, encabezando todo acto que tendiera a fortalecer la propuesta que elaboró Martín Losteau a su pedido.

En Trenque Lauquen, se constituyó en escenario principal de la protesta, el cruce de las rutas nacionales números 5 y 33. Fueron sobresalientes protagonistas y tuvieron la enorme responsabilidad de conducir las expresiones de malestar en el distrito, el ingeniero Miguel Ballester y el doctor Osvaldo Delamata, éste último fallecido cuando era aún muy joven. Ambos integraban la mesa directiva de la Sociedad Rural.

El gobierno municipal, encabezado por Jorge Barracchia que había resuelto jugar todas sus fichas a la decisión de las autoridades nacionales, sufrió las consecuencias de la bronca. Se le recriminó casi con «fiereza» su postura, al salir un día del Palacio Comunal, y hubo un atisbo de agresión que terminó con un tiro al aire que produjo el mandatario comunal, desde la planta alta de su domicilio particular.

Las negociaciones que se realizaron al más alto nivel, dirigidas por el entonces Jefe de Gabinete de Ministros, Alberto Fernández, fueron seguidas con enorme interés. Hasta aquellos que, poco y nada, conocían del sector, se apegaban a los receptores de radio, seguían las alternativas de las reuniones con la Mesa de Enlace (SRA, CRA, CONINAGRO, FAA).

Cristina y Alberto Fernández

La primer mandataria luego de distintas expresiones públicas que exacerbaban el espíritu de los productores decidió enviar, como se señala más arriba, la resolución para su consideración en el Congreso Nacional. Diputados la acompañó, pero padeció el voto que le asestó el mendocino.

Las autoridades gubernamentales aceptaron el veredicto inapelable de la legislatura. Rápidamente se recreó, después de decenas de años, el ministerio de Agricultura. Para ese cargó se designó a Julián Domínguez, que días atrás visitó esta ciudad.

El conflicto melló las posibilidades electorales del gobierno en el 2009. Néstor Kirchner encabezó la lista de candidatos a Diputados Nacionales por la provincia de Buenos Aires y fue derrotado en las urnas por Francisco De Narváez. No ocurrió lo mismo en el 2011, cuando Cristina Fernández se presentó a la reelección. Ganó con más del 55 por ciento de los votos e incluso en las zonas donde la protesta había sido más acentuada, llegó a conquistar registros por encima del 60 por ciento de los sufragios.

El campo, después de diez años de aquel acontecimiento, si bien algunos sectores como el de la lechería registra problemas, atraviesa un buen momento, ayudado por políticas gubernamentales, consistente en la rebaja en las retenciones de los granos, y del mercado que ha producido la elevación en la cotización del dólar.