27 Oct 2020

Reabren este martes la Comisión Candela, tras la muerte dudosa de testigo clave

La reapertura se confirmó en la sesión del jueves y su objetivo es analizar el fallecimiento de Roberto Aníbal, testigo que resultó gravemente herido la madrugada del miércoles por una explosión en su vivienda

La comisión especial creada en el Senado bonaerense para analizar el crimen de Candela Sol Rodríguez, asesinada en agosto de 2011 en Hurlingham, se reabrirá este martes para tratar la muerte de un testigo clave del caso ocurrida la semana pasada, como consecuencia de las quemaduras que sufrió durante una explosión en su casa.

La reapertura se confirmó en la sesión del jueves y su objetivo es analizar el fallecimiento de Roberto Aníbal, testigo que resultó gravemente herido la madrugada del miércoles por una explosión en su vivienda ubicada en Virgen del Luján 3664 de Moreno y que murió horas más tarde.

«El día martes próximo a las 14 vamos a reunir a la comisión para analizar no solamente estos hechos sucedidos en las últimas horas sino el desenvolvimiento que ha tenido esta causa en este último tiempo», sostuvo el presidente de la Comisión, Jorge Ruesga.

La reanudación de la actividad de la comisión se produce en medio de las diferentes versiones sobre el deceso de Aníbal, ya que para los peritos la explosión se debió a un escape de gas, mientras que para la madre de Candela, Carola Labrador, y para un abogado de dos sospechosos el hecho estaría directamente vinculado con su aporte a la causa.

La llamada «Comisión Candela» trabajó durante el primer semestre de 2012 sobre el caso y presentó el 13 de septiembre un informe en donde recomendó al gobernador Daniel Scioli «separar y exonerar» al jefe de la policía provincial, Hugo Matzkin, y a una treintena de miembros de la fuerza de seguridad, además de iniciar juicio político a cuatro funcionarios judiciales.

El dictamen de la comisión acusó al ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, por «falta de conducción de las fuerzas de seguridad». Y afirmó que «el asesinato (de Candela) está relacionado con el narcotráfico y existen vínculos del narcotráfico con parte de la policía».

Candela Rodríguez, de 11 años, desapareció el 22 de agosto de 2011 en la localidad de Villa Tesei y fue hallada asesinada nueve días después, en un baldío del Acceso Oeste de Hurlingham. Por el caso hay solo dos personas detenidas, después de que los arrestos inicialmente llegaron a alrededor de una decena.