27 Nov 2020

Provincia prevé tener listas para el próximo año 50 obras contra las inundaciones

Hay 10 finalizadas y 14 en ejecución en el noroeste bonaerense. Se realizan en el marco de la emergencia agropecuaria declarada en la región Las obras incluyen 15 partidos y la inversión será de $ 3259 millones. COn la emergencia el gobierno puede «hacer obras en menos tiempos burocráticos» y «reasignar partidas presupuestarias», destacó la gobernadora Vidal

Vidal, María Eugenia

El noroeste bonaerense es una de las regiones más afectadas por las inundaciones en la pampa húmeda. Sólo para el sector agropecuario, las pérdidas en la provincia rondan entre 250 y 300 millones de dólares, si bien por la mayor producción en maíz y trigo a la provincia le estarán ingresando este año US$ 2000 millones más que el año pasado.

La inversión por todas esas obras, 41 de ellas hidráulicas, 6 de vialidad y 3 de viviendas (con la construcción de casas, por ejemplo, para 40 familias en Salto), y queincluyen 15 partidos, será de $ 3259 millones. De ese monto, $ 1806 millones los pone la provincia y el resto, $ 1453 millones, el gobierno nacional.

En mayo pasado la provincia decretó la emergencia hídrica en el noroeste bonaerense, que estará vigente por 18 meses. En una entrevista con La Nación y Clarín, la gobernadora María Eugenia Vidal señaló que de esas 50 obras, que tienen un costo según su importancia de entre 2 y más de 50 millones de pesos cada una, ya hay diez finalizadas (entre otros lugares en General Villegas, Carlos Tejedor, Junín y Rivadavia) y otras 14 en ejecución.

«La mitad de las obras ya empezaron o se terminaron, y las otras, de acá a fin de año van a empezar. Esta emergencia lo que suma es la posibilidad de que el gobierno de la provincia pueda hacer obras en menos tiempos burocráticos de lo que llevan las obras hidráulicas tradicionales y reasignar partidas presupuestarias para poner esto en prioridad», dijo la mandataria.

Y agregó: «Las obras son fundamentalmente de defensa de las ciudades, terraplenes, limpieza de arroyos y canales, alcantarillado, mejorado de caminos rurales y accesos para que no queden localidades aisladas».

La gobernadora destacó que en los últimos tres años los promedios de lluvias en la región al menos se duplicaron, y reconoció que hay lugares como General Villegas que van por su tercera cosecha perdida.

Si bien estas obras no serán la solución completa a las inundaciones, para el gobierno bonaerense traerán alivio. Y al menos el 20% de los problemas que hoy tiene el agro se van a «descomprimir», según el ministro de Agroindustria bonaerense, Leonardo Sarquís.

Luego, cuando avancen en paralelo las obras que restan del Plan Maestro del río Salado, una obra que se planteó en 1999 y debería haber concluido en 2011, entre el 70 y el 80% de los problemas de inundaciones en más de la mitad de la provincia o 60 municipios deberían estar controlados en cinco años.