26 Nov 2020

Por la sequía sigue habiendo preocupación en Tornquist

El diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca en su edición del domingo publica declaraciones del titular de la Asociación de Productores del distrito, Alfredo Belardinelli quién se reunió con más de 60 ganaderos, mayormente, y agricutores que se vieron afectados con el incendio que se devoró miles de hectáreas en esa región

Sierra de la Ventana“Tras el incendio que padecimos, lo que nos preocupa ahora es la sequía, porque se prolongará y nos dejará definitivamente sin forraje”. Así se expresó Alfredo Belardinelli, titular de la Asociación de Productores del distrito de Tornquist, tras reunirse con más de 60 ganaderos, mayormente, y agricultores que se vieron afectados con el incendio que se devoró miles de hectáreas en esta región, ante un cronista del diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca.

“Lo que no se quemó aún es lo más vulnerable y esto no deja de ser un polvorín, ya que los pronósticos extendidos (de climas) no registran lluvias relevantes para antes de 12 días”, agregó.

Belardinelli detalló que son más de 22.000 las hectáreas productivas afectadas por el fenómeno y, considerando que el partido serrano posee alrededor de 420.000 has., es para preocuparse por eventuales siniestros.

Respecto de las pérdidas, Belardinelli comentó que hubo denuncias de la muerte de más de una decena de bovinos.

Además, se contabilizaron 90 kilómetros de alambre de 7 hilos, 180 kilómetros de alambrado eléctrico y alrededor de 3 kilómetros de alambrado olímpico, propiedad de un productor que cría ciervos en Cerros Colorados.

“Aún no tenemos un estimativo en cuanto a dinero, pero hay que tener en cuenta que el metro de alambre (de 7 hilos) cuesta 60 pesos”, dijo.

También dijo Belardinelli que son doce los productores del distrito afectados en forma significativa y que uno de ellos, en el cerro Napostá Grande, de Estancia Funke, vio consumir cerca de 8.000 hectáreas.

Respecto del daño al suelo, el dirigente aseveró que los campos con los rastrojos de la siembra directa llevaron las mayores consecuencias y que, una vez que comience a llover, volverán a ser productivos.

“En la zona serrana se dará un proceso lento. Hay escasez de lugares con piso y la mayoría de la vegetación es por acumulación de erosión en el suelo, lo que llamamos suelo en la roca. Aquí las plantas no crecen rápido. ¿En cuánto tiempo se recuperará? No lo sé, pero no antes de tres años”, aseguró.