Podan en algunas ramblas de Trenque Lauquen y aparecen las primeras críticas

En una nota hecha llegar a nuestra redacción, el ingeniero agrónomo Félix Fares, manifiesta que «están quedando árboles cercenados, en muchos casos desfigurados»

Poda (imágen extraída de Google)
Poda (imágen extraída de Google)
Se iniciaron trabajos de poda en el ejido urbano de Trenque Lauquen y aparecieron las primeras críticas.

En una nota hecha llegar a nuestra redacción, el ingeniero agrónomo Félix Fares, manifiesta que «están quedando árboles cercenados, en muchos casos desfigurados». Agrega que «con una poda correctiva mínima ya se podría haber alcanzado el objetivo».

Más adelante apunta que «considerando que las ramblas intgegran el patrimonio histórico de nuestra ciudad, creo que sería muy importante preservarlas. Es el fruto de años de crecimiento, a partir de haber llevado a cabo las plantaciones que les dieron origen».

Trenque Lauquen - Ramblas
Trenque Lauquen – Ramblas

El profesional hace llegar la nota a los medios, entre ellos los del Grupo Periodístico Trenque Lauquen, a partir de que se ha explicado que la tarea de poda en ramblas sobre Uriburu, Avellaneda y Monferrand, entre otras avenidas, es para despejar el paso de los camiones que por allí puedan circular. Expone Fares que «creo que dicha poda excede, y en mucho, dicho objetivo», preguntándose «si puede el tránsito pesado circular por cualquier arteria de la ciudad».

En uno de los últimos párrafos señala que «sería importante que se realice un control detallado sobre todos los lugares en que los árboles de las veredas han sido extraídos por los vecinos (comprobando lamentablemente, luego, que en realidad no estaba secos, como se argumentaba, ya que rebrotan los tocones). Y, con el agravante, de que no han sido reemplazados, aunque existe una ordenanza que lo dispone». Acentúa en que «es beneficiosa la llegada de las propiedades horizontales a la ciudad, pero en la mayoría de los casos, es preocupante ver como se extraen árboles que están en perfectas condiciones, y que para colmo, no son luego reemplazados».