26 Oct 2020

Perros: el ex intendente Font dijo que en Buenos Aires no se los ve sueltos porque está prohibido que ello suceda

El ingeniero Font que fuera intendente municipal durante seis años amplió en torno a su política sobre este tema que «los perros llevaban en la oreja una marca indeleble, como se le hace al ovino. El perro estaba numerado. Con eso íbamos teniendo una situación que nos permitía comprobar si el perro volvía a la calle, después de ser donado»

Perros vagabundos

Quién fuera durante muchos años uno de los dirigentes más cercanos al ex intendente Barracchia hasta que éste decidió enrolarse en las filas del kirchnerismo, doctor Juan Carlos Font, dijo en Las Radios de Trenque Lauquen (AM 1280 y FM 88.5) en torno a la problemática de los perros que «durante esa gestión había destinado unos caniles en lo que son las instalaciones de Coordinación Vial y, en algún momento, se hizo la eutanasia, igual que durante mi mandato». Font señaló que «mientras estuve al frente del ejecutivo se cambió ese sistema, donde había caniles muy chiquitos, por un lugar de guardería, con veterinaria, lugar de aislamiento, lavado y cirugía».

Al ser interrogado sobre la forma en que se practicaba la eutanasia dijo que «era un furgón muy grande donde se ponía el caño de escape en un lugar cerrado herméticamente, donde el perro iba muriendo». Abundó diciendo que «la eutanasia se hace ahora a través de una inyección y con el perro más agresivo que no puede vivir en sociedad».

El ingeniero Font que fuera intendente municipal durante seis años amplió en torno a su política sobre este tema que «los perros llevaban en la oreja una marca indeleble, como se le hace al ovino. El perro estaba numerado. Con eso íbamos teniendo una situación que nos permitía comprobar si el perro volvía a la calle, después de ser donado».

El ex concejal y mandatario comunal apuntó que «en la Ciudad de Buenos Aires no se ven perros sueltos. Está prohibido que ello suceda».

Al volver a mencionar la guardería canina que se construyó durante su gestión, Font expresó que «cuando volvió Barracchia a hacerse cargo del gobierno se habían acumulado trescientos perros. No había forma de entregarlos a la sociedad, cada vez se acumulaban más. Entonces, recuerdo que Jorge en un camión que iba a buscar cemento a Olavarría cargó todos los perros y los largaron cerca de Bolívar».

Interpretó finalmente en torno a este tema que «no hay que dar muchas vueltas. Hay que tener un lugar abierto, donde la gente pueda ver que no estará ese camión con el gas adentro. Tiene que haber, además, un compromiso real de las instituciones protectoras de los animales de ver que se hace».