27 Oct 2020

Palito Ortega dejó el «alma» en Lago Cochicó en la noche del sábado: aplaudido, coreado y ovacionado

ORTEGA2Ramón «Palito» Ortega cerró la serie de espectáculos del mes de Enero en Lago Cochicó, y lo hizo como los auténticos grandes de la música. Una concurrencia que estuvo cercana a las 10 mil personas, según nuestras propias estimaciones, siguió el recital que se desarrolló con palmas, coros y ovaciones para el artista, que demostró sobre y debajo del escenario una gran simpleza.

Cedió parte del show a sus coreutas y Lalo Fransen; habló del Club del Clan: reconoció la amistad que tenía con Sandro e incluso cantó un tema compuesto por él en su memoria; elogió a decena de cantautores argentinos; se refirió a Frank Sinatra; convocó a tener una mirada positiva y a esforzarse para alcanzar los objetivos y cantó los mayores éxitos de sus 50 años de carrera artística.

Ortega subió al escenario, pasadas las 22.30 y bajó del él, 00.30.

Previo al espectáculo, la plaza que se ha construido en Cochicó, también lo tuvo como uno de los grandes protagonistas. Se impuso su nombre al anfiteatro de la misma, mientras que el lugar en toda su extensión, donde podrán exponer artesanos, se llama desde ayer Alberto «Chango» Rodríguez, en reconocimiento a un artista de Güaminí que falleció hace poco tiempo y se había granjeado el afecto de la gente del distrito.

Posteriormente, Ortega brindó una conferencia de prensa, donde habló de gran parte de su vida. Si el recital no hubiese tenido horario de comienza, la misma hubiese continuado durante horas. Estaba distendido, amplio y con evidentes deseos de transmitir sus experiencias (informamos por separado).

No es una exageración, señalar, que Ortega dejó el alma en Cochicó que luce como un lugar de miniturismo para recomendar.