20 Sep 2021

Nota de Opinión: Más jóvenes trabajando en el interior, más igualdad social

Escribe: Felicitas Beccar Varela. Algún día, quizás, seamos un país libre, justo e igualitario respetando al que trabaja, con oportunidades para el que emprende, educando y siendo educados. Con un Estado que cuida y ordena sin intervenciones

La decisión del gobierno de Alberto Fernández de modificar las conocidas retenciones a la industria agrícola-ganadera, sin lugar a dudas, genera un cimbronazo en el interior productivo.

La mirada de un país federal y sus economías regionales dio sus frutos en la campaña 2018-2019, donde se alcanzaron records en toneladas cosechadas. Ahora serán tiempos de espera, de retroceso, de vecinos migrando al conurbano colapsado.

Imagen ilustrativa enviada por la senadora Beccar Varela

El dinero que se va de la producción y de la inversión en el interior productivo nunca afecta a los “grandes terratenientes” como se intenta calificar de manera retrógrada. Lo triste de esta historia, ya conocida, es que quienes pierden son medianos o pequeños, los chacareros y sus familias y con ellos, el comercio, los servicios y todo un entramado local generando inestabilidad laboral y, en los más jóvenes, la idea de dejar el pago perdiendo el “arraigo” a sus comunidades haciendo que muchos de ellos en lugar de progresar en localidades del interior busquen algún futuro en capitales o conurbano.

Como ejemplo, en Pehuajó, la Escuela Agropecuaria cuenta con una matrícula de 100 alumnos y la Técnica 340, este número se incrementó durante la gestión de Juntos por el Cambio, a través de acciones de capacitación vinculando al sector productivo con los alumnos de estas escuelas y la sociedad civil en sus comunidades.

En el marco de estas políticas se desarrolló, en septiembre de 2018 en Pehuajó, EscuelAgro, el programa puesto en marcha por el Ministerio de Agroindustria de Nación que contó con 20 capacitaciones vinculadas a la tecnología, a la energía sustentable y  a la innovación productiva, con la asistencia de alumnos de escuelas agropecuarias y rurales de nuestra ciudad, General Alvear, Pergamino, Trenque Lauquen y Carlos Casares, entre otras.

A partir del 2015, con la eliminación y baja de los derechos de exportación (Impuestos aduaneros) a las que se conoce como “Retenciones”, cambió la mirada del Estado sobre esta diversa y exponencial industria a cielo abierto, entendiendo que es una parte esencial de la estructura productiva y del arraigo argentino. El desarrollo productivo del interior, no sólo sostiene a las generaciones pasadas sino que favorece el presente y potencia a las generaciones futuras. Son las raíces de nuestros jóvenes que aman su tierra y quieren quedarse en ella brindando todo su conocimiento e innovación, es identidad con su folklore e idiosincrasia. Es más trabajo profesional y técnico en el interior y menos vulnerabilidad en las grandes urbes. 

Algún día, quizás, seamos un país libre, justo e igualitario respetando al que trabaja, con oportunidades para el que emprende, educando y siendo educados. Con un Estado que cuida y ordena sin intervenciones.

Senadora Felicitas Beccar Varela (Juntos por el Cambio – 4ta Sección Electoral)