17 Jun 2021

Mariotto sobre la fuga de Othacehé: «le tendría que dar verguenza»

Tras hablar de una «actitud absolutamente condenable», Mariotto acusó a Othacehé de abandonar el oficialismo por una cuestión de «ombliguismo, es decir, por mirar su propio destino suponiendo que ese salto lo acomodaría hacia un objetivo personal mucho mejor que la construcción colectiva a la cual él decía que adhería»

Mariotto, Gabriel - Vicegobernador de Buenos Aires
Mariotto, Gabriel – Vicegobernador de Buenos Aires
El vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, embistió duramente contra el intendente de Merlo, Raúl Othacehé, por su decisión de saltar del kirchnerismo al Frente Renovador de Sergio Massa y advirtió que la actitud de «cambiarse la careta sin ponerse colorado» le «tendría que dar vergüenza».

Tras hablar de una «actitud absolutamente condenable», Mariotto acusó a Othacehé de abandonar el oficialismo por una cuestión de «ombliguismo, es decir, por mirar su propio destino suponiendo que ese salto lo acomodaría hacia un objetivo personal mucho mejor que la construcción colectiva a la cual él decía que adhería».

«Acá lo que hay es una actitud absolutamente liviana, lábil, de andar transitando los espacios políticos cambiándose la careta y cambiándose de camiseta sin ponerse colorado», se indignó el vicemandatario y, por radio Vorterix, alertó que a dirigentes que adoptan conductas de «especulación» les «tendría que dar vergüenza».

Mariotto se sumó así a los referentes kirchneristas que atacaron al intendente de Merlo por su pase al massismo, entre los cuales el senador bonaerense y ex jefe comunal de José C. Paz, Mario Ishii, fue el más duro al tildar a Othacehé de «traidor» e ironizar: «Al cacique del Conurbano ya no le quedan plumas».

El vicegobernador juzgó un «despropósito» la resolución de Othacehé de sumarse a las filas massistas.

«Sospecho que la adhesión del intendente a nuestro espacio también habrá sido una cuestión de especulación», lanzó y añadió: «Es inentendible, la sociedad no entiende y yo no entiendo tampoco cómo se puede agitar una bandera y luego agitar otra que va en una dirección absueltamente contraria».

El ex titular del ex COMFER cuestionó la existencia de «una cultura política muy prebendaria en la que, a veces, la especulación está por encima de la idea» y, en un discurso militante, subrayó: «Nosotros estamos para defender a la Presidenta, a cuidar a Cristina (Fernández) porque es la verdadera líder de este espacio».

«¿Qué grado de confianza y de previsibilidad pueden dar este tipo de dirigentes?», se preguntó Mariotto, para agregar que la del intendente de Merlo «es pura conducta del pasado, de otros tiempos, que va a chocar contra la sensibilidad de una sociedad que, con distintas miradas o ideologías, quiere que los dirigentes que se voten sean los representantes de esa idea».

En su ataque, Mariotto insistió: «Ser electo por un espacio y terminar defendiendo el otro por una cuestión de obliguismo suponiendo que eso le va a redundar en una adhesión, me parece que esta muy cerca de la antipolítica».

Cuando se le preguntó si el kirchnerismo estaba haciendo algo para evitar otras eventuales fugas de sus filas, el vicegobernador se enojó: «¿Qué fuga? Acá hay un intendente que se fue porque se mira el ombligo», repitió.