31 Oct 2020

«Los abogados no pensamos que debe rehuírse a la democratización de la Justicia»

Lo dijo el presidente del Colegio de Abogados de Trenque Lauquen, Doctor Ramón Pérez, en el acto de matriculación de 14 nuevos profesionales

El Presidente del Colegio de Abogados del Departamento Judicial Trenque Lauquen (CADJTL), Dr. Ramón Faustino Pérez, dio la bienvenida a 13 nuevos matriculados, en la primera jura del año.

La ceremonia se desarrolló el miércoles pasado en el Salón Auditorio del Colegio y prestaron juramento los abogados Carolina Schpether, de América; Graciela Beatriz Inchaussandague, de Carlos Casares; María Clara Palain, de Fortín Olavarría; Vanina Nair Lopumo, de Juan José Paso; María Belén Molina, Verónica López, Christian Pablo Mojsiejczuk y Horacio Jorge Alvarez, de Pehuajó; Mariano Martínez Elhelou, de 30 de Agosto; y Ana Clara Amores, Martín Oscar Guarda, Santiago Morard y Juan Francisco Ríos, de Trenque Lauquen. Todos ellos quedaron inscriptos en el Tomo VI, folios 32 al 45 del Libro de Matrículas.

Por el Consejo Directivo del CADJTL también estuvieron presentes los Dres. Felipe O. Arrastúa, Jorge Mariangeli, Leonel Fernández Chamusco, Yolanda González González y María de los Angeles Elhelou y en representación de la Caja de Abogados de la Provincia de Buenos Aires asistió la Dra. María Graciela Ugarte. Familiares y amigos de los nuevos matriculados completaron el marco del acto, cuya realización coincidió con una fecha singular para los argentinos: se cumplían 201 años del día (27 de febrero de 1812) en que Manuel Belgrano enarboló la Bandera Nacional por primera vez en la ciudad de Rosario para utilizarla en el ejército a su mando.

Después de resaltar la trascendencia de la ceremonia que les permitía a los abogados incorporarse a la matrícula profesional, el paso previo para ejercer la actividad, el Dr. Pérez, titular del colegio, mencionó algunas de las principales funciones que llevan adelante y que constituyen la esencia de la vida institucional. El control de la matrícula y la potestad disciplinaria son dos de ellas.

“Nosotros tenemos que tener claro que integrando el Colegio de Abogados y desempeñando la profesión de abogados ejercemos básicamente una función que persigue y tiene un alto interés social”, dijo el Dr. Pérez, quien agregó, entre otras consideraciones de relevancia, que para alcanzar ese objetivo de interés general y social hay que respetar cabalmente las normas de ética profesional. Y tras enumerar que parte de esas normas están contenidas en el respeto por los colegas y por la contraparte y en el apego por los intereses de la ley, señaló que el espíritu de lucro es ajeno al ejercicio de la profesión.

“Con esto no queremos decir que el abogado no deba trabajar y obtener la justa retribución por el ejercicio profesional, pero eso debe ser una consecuencia del ejercicio natural y normal de la alta función social que les está encomendada; no puede ser ese el objetivo principal”, advirtió.

El Dr. Pérez no quiso “dejar pasar por alto en esta particular etapa que vive el país” otras metas y facultades de los abogados y de los colegios, para apuntar al mandato ético superior de la actividad profesional contemplado en la ley 5177: la defensa de la Justicia, de la Democracia, del estado de Derecho y de las instituciones republicanas». Y se refirió a la postura de la colegiación ante la instalación en la sociedad de conceptos tales como democratización de la justicia.

“Nosotros, desde el Colegio de Abogados de la Provincia de Buenos Aires, que está integrado por los 19 colegios departamentales, no pensamos que deba rehuirse el debate al respecto, creemos necesario afrontarlo”, anticipó.

El Dr. Pérez comentó que ven con profunda preocupación que haya pronunciamientos de la Corte Suprema de la Nación, como el de la movilidad en los haberes de los jubilados o el restablecimiento de algún funcionario, que no se cumplen. “Y eso, hacer una contribución a esos aspectos, cuando el gobierno de turno o el Estado, en general, acata o debe acatar de igual manera que lo tienen que hacer los ciudadanos comunes, es quizá la contribución principal y esencial que podríamos hacer con el sistema actual legal que tenemos, para que la justicia sea más democrática, entre comillas, o pueda satisfacer mejor la aspiración de los ciudadanos”.

Pero más allá del debate acerca del tema mencionado, el Presidente del CADJTL apuntó a otro sobre el que estima no debe haber ningún tipo de discusión: “creo de una u otra manera todos los sectores de la sociedad deben coincidir en la necesidad de que haya una mayor celeridad en la justicia para dar respuesta a los conflictos de los ciudadanos”.

“Eso es un deber pendiente porque salvo excepciones honrosas, que las hay, el sistema de por sí es lento, aletargado, más allá del enorme esfuerzo que hacen a veces los funcionarios que tienen a su cargo la decisión de las causas para poder avanzar en ellas y resolver”, reconoció.