27 Oct 2020

Las «desprolijidades» de Infoecos dirigidas a mejorar la calidad para un promedio de seis mil lectores diarios

Infoecos nació hace más de 12 años en La Plata, a partir del trabajo mancomunado con algunos colegas que aún se desempeñan en caracterizados medios escritos, radiales, televisivos y páginas web de la capital provincial e inclusive de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Siempre se distinguió por difundir información seria y sin participación en su línea editorial de «represenantantes» o «pensadores» de corrientes de opinión política. Es una línea con la que nació, se mantiene y se habrá de mantener. En el lenguaje popular, se dice en nuestro reducido espacio de trabajo, no se cambiará aunque «vengan degollando»

Infoecos – Trabajos de mejoras

Quienes son lectores habituales de la página estarán observando un sinnúmero de «desprolijidades». Se trata de un trabajo de mejoramiento del sitio para lograr una lectura más amena, como así también algunas modificaciones que se venían pergeñando desde hace tiempo, pero que por distintas razones no se concretaba.

La tarea de adecuación acorde a los reclamos que plantearon muchos especialistas en este rubro, está siendo realizada íntegramente en Trenque Lauquen, con la dirección de un joven incorporado casi como un «aficionado» a este apasionante, como complejo mundo de la comunicación actual.

Los cambios no están dirigidos a que se asemeje a otros sitios. Infoecos no compite. Tampoco imita. Menos aún deja que le impongan la denominada «agenda mediática».

Infoecos nació hace más de 12 años en La Plata, a partir del trabajo mancomunado con algunos colegas que aún se desempeñan en caracterizados medios escritos, radiales, televisivos y páginas web de la capital provincial e inclusive de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Siempre se distinguió por difundir información seria y sin participación en su línea editorial de «represenantantes» o «pensadores» de corrientes de opinión política. Es una línea con la que nació, se mantiene y se habrá de mantener. En el lenguaje popular, se dice en nuestro reducido espacio de trabajo, no se cambiará aunque «vengan degollando».

Las modificaciones, seguro, llevarán varios días más. Las debidas disculpas porque no se está a la altura de las circunstancias. De todas maneras, no dejaremos de informar sobre la actualidad.