La situación es considerada como acuciante en Bonifacio y el intendente de Adolfo Alsina no quiere más agua en Epecuén

Guaminí y Coronel Suárez, últimos eslabones del sistema de lagunas Encadenadas, presionan para que el caudal sea derivado aguas arriba, hacia Epecuén, en lugar de hacia sus distritos, de los más golpeados por la inundación

Laguna Alsina

Según la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca, hay 5 millones de hectáreas afectadas de las 9 millones productivas en 14 partidos de La Pampa y 29 de Buenos Aires.

Ocho de estos tienen más de la mitad de su territorio entre inundado y anegado.

En Guaminí, más allá de los campos, la situación más acuciante es la del pueblo Bonifacio, de 2.000 habitantes. Tiene más del 25 % del cementerio inundado y el hospital cercado por la laguna Alsina, en su máximo nivel histórico.

Guaminí y Coronel Suárez, últimos eslabones del sistema de lagunas Encadenadas, presionan para que el caudal sea derivado aguas arriba, hacia Epecuén, en lugar de hacia sus distritos, de los más golpeados por la inundación.

El intendente de Adolfo Alsina, David Hirtz, se opuso terminantemente al pedido de trasvasar 5 metros de agua de las Encadenadas del Oeste hacia la última laguna del sistema para descomprimir la difícil situación que se vive kilómetros al norte, en el nacimiento de la cuenca.

El funcionario manifestó que en los últimos meses, luego de la ocurrencia de ciclos de lluvias por encima de lo normal, “las opiniones de algunos sectores de la región vuelven a apuntar” a inundar nuevamente Epecuén para resolver la crisis.

“No estamos dispuestos a permitir que ello ocurra por segunda. Es absolutamente falaz la opinión de que a Epecuén le caben 5 metros más de agua, porque ello se contrasta con la inundación que nos provocaron. La realidad es que hoy a Epecuén le sobran 2 metros de agua para llegar a la cota de 93 metros sobre el nivel del mar que dispone el Manual de Operaciones del Sistema, aprobado por la Autoridad del Agua”, señaló.