La gobernadora dijo en General Belgrano, Cuenca del Salado, que en marzo se verán las máquinas trabajando

«Las obras deben volver a ser un sinónimo de alegría, y nunca más de estafa, corrupción y mentira», expresó el jefe de Estado al inaugurar el plan de obras para el Salado, en General Belgrano, acompañado por la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal

Macri en Cuenca del Salado
Macri en Cuenca del Salado

El presidente Mauricio Macri aseguró este martes que, en su gobierno, las obras públicas son «un sinónimo de alegría», y «nunca más de estafa, corrupción y mentira», al presentar la construcción de nuevos canales en la cuenca del río Salado con el fin de evitar inundaciones en localidades ribereñas.

Las nuevas obras en el Salado no son «un hecho aislado» ya que «las máquinas están en marcha en todo el país», destacó.
«Las obras deben volver a ser un sinónimo de alegría, y nunca más de estafa, corrupción y mentira», dijo el jefe de Estado al inaugurar el plan de obras para el Salado, en General Belgrano, acompañado por la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal; el ministro de Interior, Rogelio Frigerio; el secretario de Obras Públicas, Daniel Chaín, y el intendente local, Osvaldo Dinapoli, entre otros funcionarios.
A la vera del Salado, rodeado de alumnos de colegios de General Belgrano y otras localidades cercanas, Macri subrayó que «la fortaleza de una persona o de un país se mide por su capacidad de aceptar la verdad».
«Por eso -agregó- debemos aceptar la verdad, aceptar este punto de partida, y tener claro que se sale con esfuerzo, todos los días poniendo lo que hay que poner, y no de un día para el otro», y evaluó que “lo bueno es que estamos hoy acá expresando el cambio que decidimos los argentinos”.
Macri en Cuenca del Salado
Macri en Cuenca del Salado

Dijo también que estas obras serán «una oportunidad de trabajo» y señaló que por años el río fue siempre «una bendición», pero luego fue «por décadas, sinónimo de crisis».

«Hace 20 años había un plan maestro para encarar estas obras, sin embargo no se hizo nada, y eso da un poco de bronca, porque podríamos haber aprovechado este plan y evitar que la gente sufra las inundaciones», subrayó el mandatario al indicar que «comienza una nueva etapa» en la que el Salado «volverá a ser una bendición» aunque advirtió que no será «de un día para otro porque las obras llevan su tiempo».
Macri afirmó que las obras en el Salado no son «un hecho aislado» ya que «las máquinas están en marcha en todo el país, en todas las provincias, con un eje fundamental en el Plan Belgrano, que busca generar una reparación histórica para el norte argentino, para que tenga las mismas oportunidades que cualquier otro lugar de la Argentina».
 
Por otro lado, destacó la importancia de «trabajar juntos, en equipo» en alusión al equipo argentino de tenis que ganó el fin de semana la Copa Davis.
«Ese mismo trabajo en equipo y esa misma humildad es la que necesitamos en cada momento de nuestro día, en nuestro país», puntualizó el mandatario.
Por su parte, la gobernadora Vidal señaló que la obra puesta en marcha «debió estar terminada en el 2011» ya que «se anunció muchas veces».
«Finalmente, estamos acá para decir que va a llegar, que es una realidad, que va a significar, como todas las obras, trabajo genuino y de calidad”, añadió.
En enero pasado, mediante el decreto 266, publicado el viernes en el Boletín Oficial, el Gobierno nacional declaró el «estado de emergencia hídrica» en las provincias de Corrientes, Buenos Aires, Santa Fe, Chaco, Entre Ríos, Misiones y Formosa, afectadas por las consecuencias del fenómeno conocido como “El Niño”, durante el segundo semestre del año pasado.
Vidal agradeció además al gobierno de Holanda por enviar técnicos para trabajar en el proyecto de la cuenca del Salado “sin cobrar un peso” y destacó que el país europeo “puso todos sus recursos para ayudarnos” porque «como dice el presidente: el mundo nos quiere ayudar”.
“Agradezco a los intendentes, al gobierno de Holanda, que apenas asumimos mandó sus técnicos, ustedes saben que es uno de los países que más sabe de hidráulica y trabajó con el equipo de provincia y Nación durante mucho tiempo para revisar todo el proyecto”, dijo.
A comienzos de mes, el Gobierno lanzó las tres primeras licitaciones de la Etapa IV del Plan de Obras del Río Salado, por un monto de más de 1.690 millones de pesos.
“Esta es de las obras que le gustan al Presidente, que no se ven pero que cambian la vida de la gente”, aseveró Vidal y enfatizó que “es una obra que va a permitir que muchas familias duerman tranquilas, que se han inundado muchas veces”.