27 Sep 2021

Kicillof abrió el período ordinario de sesiones en la provincia de Buenos Aires con duras críticas a la gestión de Vidal

En un discurso que duró una hora y 39 minutos, el gobernador Axel Kicillof inauguró el 148º periodo de sesiones ordinarias ante la Asamblea Legislativa bonaerense, hizo un repaso de sus 82 días de gobierno

En un discurso que duró una hora y 39 minutos, el gobernador Axel Kicillof inauguró el 148º periodo de sesiones ordinarias ante la Asamblea Legislativa bonaerense, hizo un repaso de sus 82 días de gobierno y no realizó anuncios.

El gobernador celebró que el ciclo lectivo 2020 empezara en tiempo y forma, insistió con la herencia recibida, el monto de la deuda “insostenible”, y reivindicó las primeras medidas de shock económico que impactaron en la temporada de verano durante diciembre, enero y febrero.

En esa línea, y más allá de la salud, la educación y la seguridad, Kicillof dio pistas de lo que será su prioridad durante el primer año de gobierno, como la integración de Vaca Muerta y una posible elaboración de una ley de puertos para que las terminales operen con un criterio similar entre sí.

No obstante, a diferencia del presidente Alberto Fernández, que anunció medidas de gobierno y proyectos de ley para que debata el Congreso, el gobernador no anticipó iniciativas legislativas.

Las frases más destacadas de su discurso:

  • Los únicos privilegiados son los niños. Esto se hace por voluntad política. No es por el gobernador ni por los ministros: es por los bonaerenses, que se expresaron de manera democrática a través del voto. Represntamos la voluntad del pueblo de la provincia.
  • No es una chicana ni una revancha: se trató de un gobierno que en el último tiempo venía poco a la capital de la provincia. En ese estado de abandono se encuentra la Casa de Gobierno.
  • Mar del Plata tuvo un récord histórico durante febrero fueron 1.072.000, 15% más que el año pasado. El número más alto desde 1992. Fue una gran temporada.
  • Todos los que estamos acá sabemos que el turismo es también actividad, empleo e industria. Es mucho más que hablar del derecho al descanso.
  • Esto afecta a quien tenía que veranear o cuando volvía: nadie sabía lo que iba a venir de tarifas, lo que llegaba debajo de la puerta.
  • Tasas del 82%, del 90% ¿Quieren que les defina “usura”? es lo que pasó en Argentina en los últimos años.
  • La temporada anduvo bien porque se tomaron medidas desde el gobierno nacional y provincial. No es que no había nada que hacer. Había que hacerlo.
  • Soy absolutamente consciente de que falta muchísimo, porque en 82 días no se ha revertido la grave situación social, económica y de empleo de la provincia de Buenos Aires.
  • Si sabemos dónde ponemos los recursos y a quién queremos favorecer, vamos a dar vuelta esta crisis y poner de pie a la provincia.
  • Cuando Alberto (Fernández) decía “nunca más” al neoliberalismo, lo decimos dos veces más fuertes desde la provincia. La Provincia es víctima preferencial porque es el corazón productivo, está la industria y fue dañada por las políticas que se aplicaron.
  • Hay 6.675.000 bonaerenses bajo la línea de pobreza. Los más afectados fueron niños, niñas y adolescentes. 
  • En salud la caída fue del 16% en términos reales. En Cultura y Educación: caída del 22%. Ciencia y Tecnología: caída del 21%. Vivienda del 16%. Deportes y recreación: 35%. Turismo 21%. Seguridad 28%. 
  • No son todos datos negativos. Hay dos puntos que subieron. Energía y transporte. 120%. Servicios de deuda: 110%.
  • Cuando  inició el gobierno anterior tenía 25.000 plazas para internos. Había 33.000. cuando terminó había aproximadamente 50.000. Hay una población del 100%, son condiciones inhumanas.
  • El tarifazo no tiene una justificación económica, como si hubiera una intención de dolarizar los ingresos de las ganancias. Una parte de la boleta se pagaba en dólares y establecimos una revisión integral de las tarifas.
  • Queremos ver si se cumplieron las inversiones que se prometieron y queremos ver las ganancias del sector. Tienen que ser justas, razonables. No se puede beneficiar a un sector a costilla de la sociedad.
  • Había que atender la situación de emergencia. El Banco Provincia se convirtió en el principal operador de las tarjetas (de Argentina contra el Hambre) en la provincia de Buenos Aires.
  • Se acumuló una deuda flotante de 76 mil millones de pesos. Hubo una política de interrumpir pagos. No daba para festejar “lo bien que estaba la caja”.
  • La deuda con bonistas internacionales pasó de representar el 28% al 68%. Los servicios de deuda pasaron del 9,8% al 20%. Son datos objetivos
  • Las medidas que tomemos van a privilegiar a los que menos tienen. 
  • La clase media es resultado de una política productiva y de una política industrial. Esa es la mejor política de inclusión social: la que crea trabajo.
  • La estrategia  de la provincia de Buenos Aires está absolutamente coordinada con el gobierno nacional. Estamos junto con Alberto, con Martín Guzmán trabajando para salir de una situación dramática en el terreno de la deuda. 
  • No vamos a hacer lo que nos digan los diarios porteños. Nuestro parámetro no es lo que diga esa prensa, no es una cuestión de guapos. Es problema de que hoy tenemos una deuda insostenible en la provincia y en la Nación. 
  • Queremos buscar la solución que no ponga en riesgo el aparato productivo. No trabajamos para ellos. Trabajamos para los y las bonaerenses.
  • Vamos a conseguir que no haya escuelas donde chicos y maestros no estén seguros yendo a estudiar y trabajar. Necesitamos hacerlo rápidamente.
  • La escuela pública es una absoluta prioridad y los maestros que perdieron poder adquisitivo tienen que recuperarlo.
  • Hubo un abandono del equipamiento hospitalario. No funcionaban tomógrafos en más de 10 hospitales.
  • Teníamos al Banco Provincia prestándole plata al gobierno nacional, como si no la necesitaran las empresas, nuestros productores, consumidores ni la provincia de Buenos Aires. 
  • La provincia había comprado drones, no sabemos para qué ni sabemos dónde están.
  • Hay que ser solidarios y equitativos. Queremos atender los problemas de la provincia de Buenos Aires, que concentra el 65% de desempleo y el 55% de la gente debajo de la línea de provincia de Buenos Aires.
  • Este es un buen año para dejar en claro La provincia de Buenos Aires es viable, poderosa, grandiosa. No la van a dividir, no la van a amputar ni achicar.
  • Los puertos están desarticulados y no hay una política de integración productiva.
  • El petróleo crudo se produce en diez provincias y el 80% se destila en la provincia y salen por los puertos de la provincia. Vaca muerta es una oportunidad.
  • En estos 82 días de gobierno pusimos de vuelta como norte otras prioridades. Pusimos a funcionar cuestiones del Estado.
  • Comenzamos a reparar lo que está roto, a recuperar lo perdido. El gobierno está en marcha y necesitamos que eso funcione durante cuatro años para que en el segundo centenario vuelva a ser el gran orgullo de todos los bonaerenses.