22 May 2022

Habló con el diario Actualidad el hermano de Mabel, la villeguense a quien realizaron un trasplante de corazón

El villleguense expresó su «eterno agradecimiento a la familia del donante, que en un momento de gran dolor como la muerte de un hijo, decidieron prolongarla en otras personas, porque salvaron dos vidas», en referencia al niño rosarino que con un cuadro de hepatitis aguda grave esperaba ser trasplantado de hígado

Mario Sosa, hermano de Mabel, la villeguense que este martes recibió un corazón después de 120 días de espera por un trasplante, habló con el diario Actualidad desde el Hospital Italiano, donde toda la familia la acompaña y sostiene desde el comienzo.

«Este martes fue un día memorable para nosotros, después de tantos días de angustia, de alegrías, de tristezas, de incertidumbre -comenzó Mario-. Uno se pregunta ¿llegará el corazón? ¿llegará la oportunidad?», agregó.

Y en el medio de esa situación, «siempre la estuvimos apoyando, porque era fundamental que llegara bien a este momento. Más allá de lo clínico, también era importante que estuviera bien emocional y mentalmente», sostuvo el hermano de Mabel.

Destacó que la villeguense, de 47 años, «en ningún momento estuvo nerviosa o asustada. Es una mujer con una fuerza increíble, nos sorprendió a todos y nos enseñó que por más feo que venga el asunto, Dios tiene algo preparado para bien. Mabel tuvo su corazón, volvió a nacer, ésta es su segunda oportunidad de vida».

Mario informó que su hermana pasó bien la noche del martes, luego del trasplante. «Está estable, dentro de los parámetros que los médicos esperan y los análisis dieron bien. La idea es empezar a bajar los sedantes hasta el proceso de despertarla. Y si anda todo bien, tal vez en cuatro días esté despierta», comentó entusiasmado.

El villleguense expresó su «eterno agradecimiento a la familia del donante, que en un momento de gran dolor como la muerte de un hijo, decidieron prolongarla en otras personas, porque salvaron dos vidas», en referencia al niño rosarino que con un cuadro de hepatitis aguda grave esperaba ser trasplantado de hígado.

«Debemos ser conscientes de la importancia de la donación de órganos, porque nadie sabe cuándo le puede tocar. Esta es la forma más palpable de que existe la vida después de la muerte. Hoy el corazón de Franco está en mi hermana», sostuvo Mario.

Por último, agradeció los mensajes que a diario les llegan. «Nos hacen sentir acompañados, nos dan fuerza. Ella estaba consciente de todo antes de entrar al quirófano. Espero que volvamos pronto, estamos felices de haber vuelto a la vida».