31 Oct 2020

Falleció María Leticia Cereigido Viuda de Micheo, una de las vecinas más añejas de Trenque Lauquen

María Leticia Cereigido Viuda de Micheo, fue madre prolífica, pero además supo conquistar el afecto de muchos vecinos. Nuestra redacción la despide con lo escrito en la red Facebook, por el responsable de la misma, Jorge Matheus. Sus restos fueron velados en Villegas 695 y recibieron sepultura este mismo miércoles, a las 17 horas «Más allá de ser la madre de varios hijos, especialmente los del género masculino muy conocidos en la ciudad, como vecino de Trenque Lauquen y trabajador de los medios de comunicación, me queda la imágen de una mujer con temple, enorme capacidad intelectual, abierta al diálogo, fecunda a la hora de brindar consejos». Tenía 100 años

SalasVelatoriasMurió en la mañana de este miércoles una de las mujeres más añejas de la ciudad de Trenque Lauquen. A la edad de 100 años, dejó de existir María Leticia Cereigido Viuda de Micheo.

Sus restos fueron velados en Villegas 695 y recibieron sepultura este mismo miércoles, a las 17 horas.

María Leticia Cereigido Viuda de Micheo, fue una madre prolífica, pero además supo conquistar el afecto de muchos vecinos. Nuestra redacción la despide con lo escrito en la red social Facebook, por el responsable de la misma, Jorge Matheus.

Recorría la avenida principal de la ciudad de Trenque Lauquen, en horas de la tarde de este miércoles, cuando encontré a uno de los tantos amigos que se cosechan en la vida.
Estaba estacionado en la intersección de Villegas y Alem. En el interior de su vehículo, lo acompañaban sus hijas y esposa.
Con sus ojos llenos de lágrimas y paradójicamente con una sonrisa de esas que denotan cumplidos, saludó. Rápidamente espetó: «venimos de despedir a la vieja».
Poco vacilé en formular la pregunta, casi de rigor: de donde ?.
«Del cementerio. Falleció esta mañana a las ocho y media de la mañana», respondió.
Casi con enojo le hice saber que debería haberme contactado. Explicó las razones por las cuales no lo había hecho.
Bajé la carlinga del casco, pues me movilizaba en moto y también lloré.
A los 100 años dejó de existir María Leticia Cereigido viuda de Micheo.
Más allá de ser la madre de varios hijos, especialmente los del género masculino muy conocidos en la ciudad, como vecino de Trenque Lauquen y trabajador de los medios de comunicación, me queda la imágen de una mujer con temple, enorme capacidad intelectual, abierta al diálogo, fecunda a la hora de brindar consejos.
Jamás olvidaré los inicios en la actividad periodística, cuando solía detenerme frente a su vivienda y con voz firme aconsejaba:
«Educá a la gente, Matheus. No solo dirigite con respeto a través de la radio, sino que también poné buena música. La buena música produce bienestar al oído y, además, educa. No olvides que Dios te ha dado la gracia de poder comunicarte y llegar muy lejos».
Repetía, cada vez que se presentaba el encuentro, esa expresión.
Hace poco tiempo, su hijo menor, con el que estamos emparentados generacionalmente, paseaba con ella. Detuvo el auto en la puerta del lugar donde yo vivía e hizo que la saludara. La sometí, pese a su sordera, a una serie de interrogantes. Los respondió con la velocidad propia de quién conservaba, pese a la edad, una gran memoria. Recordé ese día, su consejo y le pregunté:
«Habré estado a la altura de las circunstancias, Abuela».
Respondió:
«No se mateito. Pero lo que si se es que este hijo mío te quiere y yo también».
Inolvidable.
Gracias Doña María. Centenaria ya, otra estrella se suma al firmamento.