16 Ene 2021

«Estoy trabajando para ser presidente», dijo Scioli tras la Asamblea Legislativa

La confesión del mandatario, revelada a la agencia de noticias DyN, fue ovacionada por los presentes y leída como el lanzamiento de la campaña electoral de Scioli, que tras repasar sus ocho años de gestión y cerrar el reclamo salarial de los docentes y estatales apuntará su `lancha` a las primarias de agosto. Entre las presencias se destacaron la de los diputados nacionales Julián Domínguez y Carlos Kunkel, y la de los intendentes Fernando Espinoza, Julio Pereyra, Hugo Curto, Mariano West y Pablo Bruera, entre otros

Scioli - Intendentes
Scioli – Intendentes
«No estoy trabajando para ser candidato a presidente, estoy trabajando para ser presidente», aclaró el gobernador Daniel Scioli a un grupo de intendentes oficialistas que reunió este lunes en la Cámara de Diputados tras dejar inaugurado un nuevo periodo de sesiones ordinarias de la legislatura bonaerense.

La confesión del mandatario, revelada a DyN, fue ovacionada por los presentes y leída como el lanzamiento de la campaña electoral de Scioli, que tras repasar sus ocho años de gestión y cerrar el reclamo salarial de los docentes y estatales apuntará su `lancha` a las primarias de agosto.

La jornada de este lunes comenzó temprano para el gobernador, quien tras el discurso del domingo de la presidenta Cristina Fernández en el Congreso, juntó a primera hora a su equipo en Casa de Gobierno para limar su último discurso en la Cámara de Diputados.

Minutos antes del mediodía Scioli ingresó a la legislatura junto a su esposa y su hija, se reunió con las autoridades de ambas cámaras y partió hacia el recinto, donde lo esperaban prolijamente ubicados legisladores, funcionarios judiciales, ejecutivos, intendentes y militantes del sciolismo.

Llamó la atención la ausencia de militantes de agrupaciones kirchneristas, como La Cámpora, que en los últimos años, después de los incidentes en 2011 cuando se enfrentaron en los pasillos de la legislatura con la policía, ocuparon la mayoría de las gradas con banderas y cánticos a favor del gobierno nacional.

Los intendentes presentes, en su mayoría del conurbano, fueron sentados en primera fila, entre las bancas y el estrado, lugar que ocupan históricamente los integrantes del gabinete y las autoridades eclesiásticas de la ciudad capital. «Fue todo un gesto político», aseveró un jefe comunal a DyN.

Scioli habló poco menos de una hora, fue interrumpido con aplausos en una treintena de oportunidades, y para seguir su discurso se proveyó en esta oportunidad de un teleprompter, sistema electrónico que refleja el texto y que es usado comúnmente en lanzamientos electorales.

Entre las presencias se destacaron la de los diputados nacionales Julián Domínguez y Carlos Kunkel, y la de los intendentes Fernando Espinoza (La Matanza), Julio Pereyra (Florencio Varela), Hugo Curto (Tres de Febrero), Mariano West (Moreno) y Pablo Bruera (La Plata), entre otros.

Acompañaron, por fuera de la política, el ex piloto Marcos Di Palma, el doctor Alfredo Cahe y el empresario cárnico Alberto Samid, que discutió con la seguridad para que ingrese una militante, mientras repartía tarjetas personales que rezaban «Hincha de Gardel, de Boca, de Ford y le tengo bronca a Mauro Viale».

Después de su discurso, el gobernador se encerró en el despacho de la presidencia de diputados junto a Gabriel Mariotto y un grupo de intendentes oficialistas, que ovacionaron la frase «estoy trabajando para ser presidente» y aplaudieron el respaldo de vicegobernador a la candidatura de Scioli.

Afuera de la legislatura, sobre la avenida principal de la ciudad capital, el sciolismo montó una módica congregación de militantes con sus tradicionales carteles naranjas con la consigna «Presidente» y «Scioli 2015».

«Scioli no quiso que movilicemos», se justificó ante esta agencia un funcionario del gabinete provincial, que recordó que el día anterior había movilizado cien colectivos con militantes para el discurso de la presidenta Kirchner en el Congreso.

La movilización sciolista de la calle contrastó con una marcha que el gremio estatal ATE realizó a Casa de Gobierno, frente a la legislatura, para reclamar aumento salarial, situación que estuvo controlada por largos vallados y un fuerte operativo policial.

Tras el discurso y la reunión privada en la legislatura, Scioli se retiró de diputados en auto junto a su esposa Karina Rabolini hacia la gobernación, donde compartió con intendentes y parte del gabinete un almuerzo de pizzas y empanadas, acompañadas de agua mineral y bebidas light.

Fuente: DyN