Especialistas coinciden en señalar que el principal factor detrás de las inundaciones, ahora, es el cambio en el régimen pluvial

Alberto Larrañaga coordinador de la Comisión de Aguas de Carbap (Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y la Pampa), habló con el diario El Día de La Plata. También lo hizo el ingeniero Pablo Romanazzi, que es presidente de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia

Inundaciones

Alberto Larrañaga coordinador de la Comisión de Aguas de Carbap (Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y la Pampa), dijo al diario El Día de La Plata que el principal factor detrás de las inundaciones es el cambio en el régimen pluvial: “hay partidos como Bolívar, Guaminí, Carlos Casares, Villegas o Rivadavia, donde el índice de precipitación media anual se ha duplicado. Ese es sin duda el principal motivo. Pero existen agravantes. Uno de ellos es que, por las mismas lluvias, se eleva el nivel de las napas y se limita casi totalmente su poder de absorción del agua. Otro son las obras faltantes y las que en los últimos años se hicieron y se hicieron mal. Y también las canalizaciones clandestinas, muchas hechas por particulares y otras por municipios, que complican todo el escenario” dice Larrañaga al matutino platense.

El mismo diario platense también publica declaraciones del ingeniero Pablo Romanazzi, que es presidente de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia y titular de la cátedra de Hidrología de la facultad de Ingeniería de la UNLP. Indica, por caso, que una revisión de las políticas implementadas en la zona en los últimos años muestra que hubo anuncios de planes una vez cada ocho años, pero en todos los casos quedaron inconclusos.

Según el mismo Romanazzi “un fenómeno natural en el que actúan factores concurrentes ayudado porque desde 1972 en adelante hemos tenido un ciclo húmedo sin pausa y paralelamente, en el mismo lapso, ha crecido la actividad productiva en la zona”, al reconocer que las obras pueden representar un paliativo, aunque no la solución definitiva al problema del agua en la Provincia.

Desde ámbitos oficiales se destaca que hay más de 260 obras hidráulicas entre previstas y en marcha en la zona afectada y otras 53 destinadas específicamente a evitar que el agua llegue a los cascos urbanos de las localidades que tienen sus campos inundados.

El diario apunta que «hay un escenario complicado para el interior bonaerense, para el que en el horizonte aparecen nuevas amenazas: una de ellas, la proximidad de la estación de las lluvias y un pronóstico meteorológico que no se muestra favorable, ya que se anuncian nuevas lluvias para la semana próxima, una primavera con un nivel de lluvias normal o superior a lo normal y un período lluvioso que podría llegar incluso al verano».