18 May 2021

En nota publicada por Clarín, Alejandro «Topo» Rodríguez se diferencia de Kicillof

“Esto no es justicia social. Es concentración económica”, afirma sobre la política triguera nacional, el ministro de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, en declaraciones que publica Clarín. Rodríguez, uno de los primeros K que se decidió a romper el silencio, opina que “no hay que esperar un año y que venga otro gobierno. Para mejorar hay que cambiar y eso se puede lograr muy rápido, a costo cero, con beneficios contundentes para los productores y el interior»

Alejandro "Topo" Rodríguez con periodistas en la Sociedad Rural (archivo)
Alejandro «Topo» Rodríguez con periodistas en la Sociedad Rural (archivo)
“Esto no es justicia social. Es concentración económica”, afirma sobre la política triguera nacional, el ministro de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, en declaraciones que publica Clarín.

“El sistema vigente hace que hoy los chacareros tengan que caer a los pies de los exportadores y malvender sus cosechas. De esta manera, los productores trigueros de Buenos Aires estarán perdiendo no menos de 330 millones de dólares de sus ingresos. Es plata que se deja de invertir y destinar al consumo en los pueblos del interior”, explicó Rodríguez.

El ministro agropecuario de Scioli, en la nota que lleva la firma del periodista Matías Longoni, añade que esta estafa con el trigo tiene un culpable con nombre y apellido: el ministro de Economía, Axel Kicillof, quien como el ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, decide cerrar las exportaciones y provoca una sobreoferta de trigo en el mercado local, que artificialmente deprime los precios que cobra el productor. Según datos del propio Ministerio de Agricultura, así molinos y cerealeras pagan hoy no más de 1.000 pesos por tonelada del cereal, cuando su valor justo de mercado debería estar por encima de los 1.500 pesos.

“En trigo hay que cambiar urgente la política nacional: bajar retenciones, eliminar ROE, terminar con los cupos, alentar la exportación y financiar la siembra como lo viene haciendo el Banco Provincia”, asegura el funcionario, que también toma distancia respecto de otra política kirchnerista.

Para Rodríguez, agrega Clarín, si se desarticula el sistema de intervención del mercado triguero ideado por Moreno y extendido por Kicillof, “se benefician todos, especialmente los pequeños y medianos productores. Y no se perjudica a los trabajadores y a los más humildes, porque la incidencia del trigo en el precio final del pan es sólo entre 5 y 7%”, explica. Su prédica se parece más a la de un dirigente del campo que a la de un funcionario oficialista.

El ministro bonaerense tiene decidido, apunta la nota, recostarse en una alianza que viene construyendo con sus pares de Santa Fe, Carlos Fascendini; y Córdoba, Julián María López. Entre las tres provincias producen 92% de la leche, 88% del trigo, 84% de la soja, 81% del maíz, 70% del girasol y 80% de la carne vacuna.

El artículo concluye señalando que: Rodríguez, uno de los primeros K que se decidió a romper el silencio, opina que “no hay que esperar un año y que venga otro gobierno. Para mejorar hay que cambiar y eso se puede lograr muy rápido, a costo cero, con beneficios contundentes para los productores y el interior de nuestras provincias”.