16 Jun 2019

En la asamblea del martes se aprobó por unanimidad la reestructuración de la Cooperativa Láctea Sancor

La aprobación del plan era imprescindible debido a que incluía los acuerdos con la Nación y con la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra) para superar, con el ingreso de dinero fresco, la situación de crisis económico-financiera. Además, se aprobó el ingreso de los $ 450 millones del Fondo para el Desarrollo Económico Argentino (Fondear) del Gobierno nacional para paliar la crisis que afecta a la cooperativa; de esos 450 millones, la empresa ya usó 200

Sancor Sunchales
Sancor Sunchales

La asamblea extraordinaria de la cooperativa láctea Sancor aprobó por unanimidad la reestructuración de la empresa, el fideicomiso acordado con el gobierno nacional y la incorporación de un socio estratégico, con lo que busca ganar aire y negociar en mejores condiciones. El hecho generó una fuerte expectativa en los trabajadores, que vienen atravesando una compleja situación laboral, por la deuda que la empresa tiene en materia de sueldos. En el caso de Chivilcoy, más de 70 empleados están en «jornada libre”, tal como se ha definido a las suspensiones, con recorte de salarios.

La reunión que se realizó ayer en la sede central en la ciudad santafesina de Sunchales, que congregó a productores, síndicos y directivos, se definió que los apoderados de Sancor «negocien las condiciones, contrataciones, cláusulas contractuales, términos y condiciones y demás documentación para implementar el Plan Sancor, el fideicomiso financiero de administración y suscribir los documentos necesarios que corresponda a ese efecto».

Según informó la agencia Telam, la reestructuración es un paso previo necesario al ingreso de un socio, ya que anteriormente no lo permitía el estatuto de la cooperativa, y además permitirá definir el futuro de las diferentes plantas que posee Sancor en Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires.

Las expectativas estaban centradas en el punto 3 del temario de la asamblea, referido a la ratificación del denominado «Plan Sancor» y del Fideicomiso Financiero de Administración.

La aprobación del plan era imprescindible debido a que incluía los acuerdos con la Nación y con la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra) para superar, con el ingreso de dinero fresco, la situación de crisis económico-financiera.

Además, se aprobó el ingreso de los $ 450 millones del Fondo para el Desarrollo Económico Argentino (Fondear) del Gobierno nacional para paliar la crisis que afecta a la cooperativa; de esos 450 millones, la empresa ya usó 200.

Con estos fondos, más lo que esperan recuperar de la deuda de Venezuela por las ventas de leche en polvo y aportes de otro sector, que podrían venir de la sociedad que la cooperativa tiene con Arla Foods, la firma láctea espera juntar cerca de $1300 millones con los que pagar deudas, reanudar la producción y ganar aire para negociar la incorporación de un socio.

Según distintas fuentes del sector consultadas por Télam, el eventual socio debería tener una escala que le permita ingresar a la empresa con una inversión no menor a los u$s 1.000 millones.

Entre las anotadas hay varias empresas lácteas internacionales y al menos dos aceiteras con capital nacional.

Además, la cooperativa deberá definir el futuro de cuatro plantas radicadas en las provincias de Córdoba y Santa Fe, en las localidades de Centeno, Brigman, Charlone y Montes, de las cuales la mayoría se encuentra paralizada y con pagos atrasados a los empleados.