24 Abr 2019

Juana Sosa, de 30 de Agosto, necesita un corazón en forma urgente, para seguir viviendo

Gabriel Sosa, el papá, conversó en la mañana de este miércoles con Las Radios de Trenque Lauquen (AM 1280 y FM 88.5) y fue detallando como se llegó a esta instancia con Juana. «Comenzó con algunos dolores de estómago, sobre fines del año anterior. Hasta ese momento hacía una vida total y absolutamente normal. Nunca había experimentado ningún problema de salud. No existen antecedentes en la familia de problemas cardiológicos», apuntó, agregrando que «el 18 de diciembre le realizamos una resonancia magnética, porque padece de una escoliósis en el pecho, y en la misma el corazón está perfecto»

Sosa, Juana

Juana Sosa, una niña de 7 años, nacida y criada en la ciudad de 30 de Agosto necesita un corazón. Se encuentra internada en el Hospital Italiano de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, desde hace 9 años, después que se le diagnosticara que padece de miocardiopatía dilatada. La comunidad treintagostense ha comenzado a movilizarse con el propósito de concientizar sobre la donación de órganos, como así también nacionalizar el problema. Juana que está en emergencia nacional, fue atendida primero en el distrito para luego ser derivada a la Clínica Modelo de Morón y en segunda instancia al nosocomio donde en la actualidad es atendida, está sedada y el miércoles se le realizó una resonancia magnética con el propósito de ir preparándola para la colocación de un corazón artificial, hasta que surja un donante.

Hace pocos días atrás se realizó una concentración en la plaza principal de 30 de Agosto, a la que se sumaron centenares de vecinos e incluso Bautista Caballero, adolescente de Trenque Lauquen que fue transplantado el año anterior. Ahora se programa una movilización similar para el próximo viernes. Está anunciada para las 20 horas en la plaza San Martín de la ciudad cabecera del distrito. Se trasladarán ciudadanos de distintos lugares de la región. El motivo será pedir por un corazón, pero llevará ímplicito el interés de los padres de Juana sobre la importancia en la donación de organos.

Gabriel Sosa, el papá, conversó en la mañana de este miércoles con Las Radios de Trenque Lauquen (AM 1280 y FM 88.5) y fue detallando como se llegó a esta instancia con Juana. «Comenzó con algunos dolores de estómago, sobre fines del año anterior. Hasta ese momento hacía una vida total y absolutamente normal. Nunca había experimentado ningún problema de salud. No existen antecedentes en la familia de problemas cardiológicos», apuntó, agregrando que «el 18 de diciembre le realizamos una resonancia magnética, porque padece de una escoliósis en el pecho, y en la misma el corazón está perfecto».

Sosa, Juana

Sosa comentó en otro tramo del diálogo que «es posible que se haya metido una bacteria. Todavía no se sabe bien como fue le agarre miocardiopatía dilatada. El jueves pasado en el Italiano nos dicen que Juana tiene que ir al transplante».

El vecino que desarrolla tareas vinculadas al campo en un establecimiento de la zona de 30 de Agosto, abogó por la donación de órganos. «En estos 22 días que estoy acá, me he dado cuenta de la importancia que ello tiene. Un donante puede salvar siete días», expuso. «Acá en terapia hay nueve chicos más que están esperando este tipo de transplante. Los padres, al igual que nosotros, están totalmente destruídos», explicó Gabriel Sosa. También relató que «Juana hasta que se descompensó era consciente que debía ser transplantada, ya que el equipo médico se lo hizo saber».

Gabriel hizo saber que está en contacto permanente con el papá de Justina, pequeña que falleció y que emprendió la campaña «Un corazón por siete», como así también con la madre de Bautista Caballero. Ponderó la presencia de éste en oportunidad de la concentración que se realizó en la plaza principal de 30 de Agosto. «El papá de Justina nos está ayudando a que conozcan el problema que padece Juana y que la gente recapacite sobre la necesidad de donar órganos», reafirmó.

Sobre la sedación de su hija indicó que «es para que su corazón esté tranquilo, para que no haga demasiados movimientos. Su corazoncito no abastece todo. De todas maneras despierta tres a cuatro veces al día».

Al final de la entrevista, Gabriel Sosa reflexionó que «el papá de Justina nos hizo entender que los órganos no van al cielo. Eso nos pegó tanto que ya nos hicimos donantes, pase lo que pase con Juana. Sabemos que es con la desgracia de otros que Juanita pueda salir conmigo, pero como le digo a otros medios, lo que pedimos es un corazón que viva en ella».