28 Oct 2020

Empleados estatales consideran irritante propuesta de Scioli

Ratificamos el paro de 48 horas para el lunes y martes próximo», declaró a la prensa el secretario general ATE bonaerense, Oscar De Isasi.

Los gremios estatales de la provincia de Buenos Aires ATE, UPCN y FEGEPPBA rechazaron por «inadmisible» e «irrisorio» un ofrecimiento de aumento salarial del 17,8 por ciento realizado por el gobierno de Daniel Scioli.

«Es una propuesta irritante para los trabajadores. Es inadmisible e irrisoria, por eso ratificamos el paro de 48 horas para el lunes y martes próximo», declaró a la prensa el secretario general ATE bonaerense, Oscar De Isasi.

Por su parte, el ministro de Trabajo provincial, Oscar Cuartango, destacó positivamente el hecho de haber retomado el diálogo con los sindicalistas en el ámbito de las paritarias, aunque afirmó que «en este momento» la oferta salarial realizada a los estatales «no se puede mejorar».

El ofrecimiento efectuado por la Provincia a los dirigentes estatales es de similar características al propuesto a los docentes: 17,8 por ciento a pagar en tres cuotas en marzo, septiembre y diciembre.

«Convocamos a todas la organizaciones a caminar juntos contra el ajuste y la falta de propuestas del gobierno bonaerense», expresó De Isasi.

El gremialista, en tanto, aseguró que la gestión del gobernador Scioli «garantiza el conflicto. Y nosotros le ponemos fecha a la medida de fuerza», agregó.

En tanto, Cuartango resaltó que la Provincia retomó «el camino del diálogo» con los sindicatos y afirmó que hizo «un gran esfuerzo» al ofertar el 17,8 por ciento de incremento salarial.

«Hemos presentado la mejor oferta. En este momento mejorarla no se puede», advirtió, al igual que lo hizo durante la tarde, cuando fracasó la primera reunión paritaria con los docentes.

Además del porcentaje de incremento de haberes, la Provincia propuso incorporar al salario básico de los estatales sumas que perciben en forma no remunerativa y otros montos bonificables.

ATE bonaerense protagonizó este lunes un paro de actividades junto a docentes y trabajadores de la salud.

El gremio reclama un aumento salarial de 48 por ciento «de bolsillo», el blanqueo de las cifras en negro, la eliminación del tope de asignaciones familiares y la equiparación de las horas de bolsillo para auxiliares de la educación y salud, entre otros puntos.