26 Jun 2019

El valor del combustible mucho más barato en La Pampa provocó la reacción de estacioneros de Buenos Aires

El presidente de la Federación de Entidades de Combustibles de Buenos Aires, Juan Carlos Basílico, acusó a los estacioneros pampeanos de beneficiarse al vender el gasoil con precio diferencial por la Zona Patagónica a los consumidores bonaerenses. Denunció un “inexplicable” incremento de volúmenes expendidos en La Pampa

La Pampa – Gasoil

Los bonaerenses aseguran que la venta de gasoil a menor precio provoca “daño a sus colegas emplazados en las zonas no exentas, y gracias a la ausencia de controles de la autoridad”, se señala en el sitio eldiariodelapampa.com.ar.

El presidente de la Federación de Entidades de Combustibles de Buenos Aires, Juan Carlos Basílico, acusó a los estacioneros pampeanos de beneficiarse al vender el gasoil con precio diferencial por la Zona Patagónica a los consumidores bonaerenses. Denunció un “inexplicable” incremento de volúmenes expendidos en La Pampa después de entrar en vigencia la denominada Ley Piccheto, que redujo el precio de los combustibles un 20% en esa provincia. Dijo que esta provoca “un daño a sus colegas” bonaerenses. Reiteró que hay más de 300 estaciones de servicio en peligro.

Basílico salió este martes al cruce de las declaraciones del vicepresidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles de La Pampa (CECLA), Miguel Ripa, quien aseguró que “es mentira que estén en riesgo 300 estaciones de servicio”, además de defender la ley que beneficia a la provincia con la reducción del precio de los combustibles en 20 % por integrar la Zona Patagónica.

Basílico, a través de un comunicado de prensa, se refirió a las declaraciones de Ripa. “Miguel Ripa, conocido dirigente estacionero de la provincia de La Pampa, respecto de los efectos distorsivos de la Ley 27.209, que estableciera la exención impositiva sobre el impuesto a los combustibles líquidos en esa jurisdicción, Carmen de Patagones (Provincia de Buenos Aires) y Malargüe (Mendoza), en cuanto desestima el posible número de bocas afectadas por esa norma distorsiva, -300 establecimientos según lo estimara esta Federación-, señalando en añadidura que ese número excedería la mitad del total de bocas de expendio asentadas en la Provincia de Buenos Aires”. “Corresponde aclarar que los efectos distorsivos de la Ley 27.209, en cuanto estableció una aduana seca y un notorio diferencial de precios en combustibles líquidos entre las jurisdicciones linderas, se han proyectado mucho más allá de la región fronteriza interprovincial, (de por sí extensa) advirtiéndose desde comienzos del año 2016 importantes pérdidas de ventas de gasoil en establecimientos alejados del linde con la zona exenta, en emplazamientos como Bolívar, Guaminí; Daireaux, Coronel Suárez, Pigüé, Olavarría, Azul, Junín, Pergamino, Lincoln, Pehuajó, Bahía Blanca, Tres Arroyos, Coronel Pringles, etc.”, aseguró.

“Todo ello, sumado a lo que revelan los registros de ventas por jurisdicción publicados por el Ministerio de Energía, que dan noticia de un importante e inexplicable incremento de volúmenes expendidos en la provincia de La Pampa, luego de entrar en vigencia la mencionada Ley 27.209, como lo ha venido analizando esta entidad e informando a las autoridades, da una exacta medida de los graves efectos de esa Ley para el sector expendedor de la Provincia de Buenos Aires”, afirmó.

Basílico dijo que “sorprende que el señor Ripa desconozca siquiera en forma aproximada el número de bocas de expendio de combustibles localizadas en la provincia de Buenos Aires, que según el registro creado por la Resolución SE 1102 de libre acceso al público- al presente supera los 1.800 establecimientos. Dada la extensa área geográfica que ha sufrido los efectos distorsivos provocados por la Ley 27.209, la estimación de bocas perjudicadas que esta Federación efectuara no se advierte en modo alguno exagerada”.

Para finalizar, pidió: “El señor Ripa haría bien en explicar al público el alto grado de concentración que ostenta el negocio de ventas de combustibles en su provincia, en la que un puñado de operadores controla casi todo el mercado provincial, y haría bien en mostrar en cuánto se han beneficiado dichos operadores con los efectos distorsivos de la Ley 27.209, mediante operatorias de arbitraje interjurisdiccional, en daño a sus colegas emplazados en las zonas no exentas, y gracias a la ausencia de controles de la autoridad. La única verdad, es la realidad”.

La Federación de Entidades de Combustibles de Buenos Aires insiste con la derogación total del beneficio impositivo que tiene la región patagónica. El lobby de ese sector ya logró que la reforma tributaria que aprobó el Congreso modifique el precio del gasoil a partir del incremento que beneficia a los expendedores del río Colorado al norte.