El subsecretario de Educación de Buenos Aires evitó extenderse sobre la situación en el Consejo Escolar

El pasado viernes estuvo en Trenque Lauquen. Buscó no explayarse demasiado sobre el conflicto que se desató en el Consejo Escolar del distrito y que derivó en la destitución de la presidenta

 

Siciliani, Sergio
Siciliani, Sergio

El subsecretario de Educación de la provincia de Buenos Aires, que el pasado viernes estuvo en Trenque Lauquen, buscó no explayarse demasiado sobre el conflicto que oportunamente se desató en el Consejo Escolar del distrito y que derivó en la destitución de la presidenta del organismo, Marta Escobar, de esa condición y también como integrante del cuerpo, cargo éste último para el que había sido elegida en las elecciones del año anterior.

Sergio Siciliani expresó estar al tanto de la situación y expuso que «la verdad que preferiría que el expediente avance antes de emitir opinión porque seguramente más adelante voy a tener que hacerlo técnicamente. Me parece que no corresponde responder ahora».

De todas maneras el funcionario bonaerense reconoció que «fue un tema que nos ha hecho mucho ruido y requirió involucrarse en el asunto».

Consultado acerca de la educación rural, en una rueda de prensa que se extendió por más de 45 minutos, el subsecretario de Educación indicó que «es un tema que tenemos que analizarlo desde una mirada pedagógica. La verdad que, a veces, no es recomendable que uno o dos alumnos estén solos en una escuela, si tienen la posibilidad de estar integrados a una escuela urbana o más cercana, con el transporte adecuado para que puedan cumplimentar la educación. En algunos casos es imposible, porque la lejanía a otra escuela no hace a la posibilidad de estudiar. Desde lo pedagógico queremos mantener las escuelas abiertas. Estamos trabajando con los inspectores para recuperar matrícula». Siciliani al referirse al futuro de los inmuebles que van quedando cerrados en la zona rural, estimó que «hay que darle distintos usos, porque la lejanía o cercanía con la planta urbana pueden generar alguna necesidad para las comunidades. Es imposible poner un casero en cada escuela, por lo que creo tendremos que pensar políticas para poder articular con los municipios para que esa estructura esté al servicio de los ciudadanos».