16 Jul 2019

El senador nacional de La Pampa, Juan Carlos Marino, declinó continuar como vicepresidente primero del cuerpo

Marino, Juan Carlos

El senador nacional de Cambiemos por La Pampa, Juan Carlos Marino, declinó el cargo de vicepresidente primero del Senado en el que sería reelegido en la sesión de la tarde de ayer, con el argumento de que decidió «esperar el desenlace judicial» que, afirmó, demostrará su «inocencia» en el causa que se le sigue por presunto abuso sexual a una empleada.

En diciembre pasado, Claudia Guebel, empleada de planta permanente del Congreso, radicó la denuncia en los tribunales de Comodoro Py en la fiscalía federal N°4 a cargo de Carlos Stornelli.

Guebel es politóloga y trabaja hace más de veinte años en el Congreso. Además, en agosto de 2013 fue precandidata a senadora en la interna del Frente Amplio UNEN.

La empleada aseguró en su declaración que Marino le enviaba videos alusivos al sexo, sin tener un vínculo de confianza con ella; también, que en una oportunidad dentro del despacho le tocó los pechos y que la acosaba con preguntas de índole personal. «En esos mensajes me decía: ‘¿Dónde estás? ¿Dónde vivís? Preparate que voy a tu casa'», relató.

«Ilusamente pensé que trabajar junto a él era el lugar indicado para mí. Era un desafío profesional por mi formación académica, pero al mes que comencé a trabajar empecé a recibir mensajes de WhatsApp que mantengo actualmente», dijo Guebel.

También denunció a uno de los asesores del senador Pedro Fiorda. «Concurrí al despacho del Senador, me atendió Pedro Fiorda, me invitó a sentarme. Luego me tomó de los brazos con fuerza y me introdujo su lengua dentro de mi boca con violencia, yo intenté separarlo pero no lo logré. Después me dijo: ‘Te voy a llamar para ver cómo seguimos'».