28 Oct 2020

El secretario general de los Judiciales Bonaerenses reclamó que se los llame para discutir en paritarias

Tras la movilización de más de 60.000 trabajadores a la gobernación bonaerense, que demostró la unidad de estatales, docentes, profesionales de la salud y judiciales, se espera la respuesta del gobierno, continúa el reclamo por la apertura de paritarias y que ningún sueldo esté bajo la línea de pobreza

Docentes manifestación en La Plata
Docentes manifestación en La Plata

El Secretario General Asociación de Judiciales Bonaerenses (AJB), Pablo Abramovich conversó en Radio La Plata (FM 90.9) sobre la movilización a gobernación y las demandas de los judiciales

Tras la movilización de más de 60.000 trabajadores a la gobernación bonaerense, que demostró la unidad de estatales, docentes, profesionales de la salud y judiciales, se espera la respuesta del gobierno, continúa el reclamo por la apertura de paritarias y que ningún sueldo esté bajo la línea de pobreza.

La Asociación de Judiciales Bonaerenses (AJB), reclama al gobierno provincial que se los convoque para discutir, tal como acordaron en 2016. Su secretario general, Pablo Abramovich sostuvo: “Habíamos firmado un acuerdo en diciembre del año pasado, que tiene una fecha de inicio de la paritaria que por supuesto no se cumple. Y digo por supuesto, porque el año pasado fue sistemático el incumplimiento del gobierno de los compromisos que había tenido de sentarse a discutir”.

La fecha acordada era el 10 de marzo, sin embargo “la semana pasada tuvimos un hecho curioso, el jueves el gobierno nos manda una notificación convocándonos a la paritaria, y una hora después nos mandaron otra diciendo que la tuvieron que suspender porque el salón donde se hacen las reuniones se les había inundado por el temporal”, contó Abramovich, “por eso nos vemos obligados a tomar medidas de fuerza”.

En el mismo sentido, el referente de judiciales afirmó que “las paritarias no se hacen solamente en el salón de la calle 56”, sino que el Estado tiene un montón de salones. “Lo que quedó manifiesto es que el gobierno no tenía la voluntad de abrir esa negociación, y esto tiene un fundamento político: este gobierno sistemáticamente lleva adelante una política que implica no tener paritarias abiertas simultáneamente”.

Abramovich opinó que el Gobierno busca evitar que se junten las reuniones porque si no” pasa lo que paso ayer, cuando los trabajadores estatales tenemos un reclamo unificado que tiene que ver con el rechazo del 18% y cuando  no tenemos respuesta del Estado nos empezamos a juntar”. El secretario recordó que después de esa “gran movilización” que hubo en el año 2001, cuando “la Provincia pagaba con patacones, la de ayer fue una de las marchas más grandes que se vieron” en la capital bonaerense.

Asimismo explicó  que, «el gobierno tiene un problema con el conjunto de los estatales porque le pretende imponer una política salarial que condena a la mayoría de los estatales a tener salarios de pobreza» y que no ve que haya una respuesta luego de la movilización » hay línea de continuidad con la impronta que le impone el gobierno nacional a la relación de los trabajadores, hay cada vez una movilización mayor de los trabajadores en repudio a las políticas económicas del gobierno provincial, a la vez que esa movilización masiva está avanzando en criterios de unidad de las organizaciones sindicales, pero tenemos un gobierno que responde con mayor dureza».

En el mismo sentido dijo que «es un camino peligroso porque apunta a que haya cada vez mayores niveles de conflictividad social, quizás algunos sindicales no estén a la altura de la circunstancia como paso la semana pasada con la CGT, pero el reclamo de los trabajadores aumenta».

En relación a las acusaciones del oficialismo y el intento de polarizar la discusión con los trabajadores, instándolos a decir a qué partido pertenecen, desde judiciales afirman que la conducción es independiente «No somos kirchneristas» y agregó «nosotros tuvimos un gran enfrentamiento con el gobernador Scioli, en dos conflictos en 2011 y en 2012  y todos los años teníamos conflictos largos, porque no comulgábamos con esta identidad política y sostenemos que los sindicatos tienen que ser autónomos de los partidos políticos».