17 Dic 2018

El productor Luis Peluffo en declaraciones a un medio de Santa Fe fue crítico y autocrítico con el eslabón tambero

“Hoy me encuentro un poco desconcertado. Estuve en el Congreso de AAPA en Mar del Plata y se habló de un muy buen futuro para la producción de leche, pero es muy difícil visualizar cuándo se puede revertir esta realidad de trabajar a pérdida que tenemos en la actualidad”, señaló entre otras cosas

Peluffo, Luis

Entrevistado por TodoAgro.com.ar. el conocido productor agropecuario Luis Peluffo, con inversiones en la zona este del partido de Trenque Lauquen y en las cercanías de Pergamino se refirió a la situación de la lechería. “Hoy me encuentro un poco desconcertado. Estuve en el Congreso de AAPA en Mar del Plata y se habló de un muy buen futuro para la producción de leche, pero es muy difícil visualizar cuándo se puede revertir esta realidad de trabajar a pérdida que tenemos en la actualidad. Hoy el tambero está sobreviviendo comiéndose un poco el capital, o resignando amortizaciones, y por supuesto que hay todo tipo de extremos”, dijo entre otras cosas. Peluffo puntualizó: “Yo diría que es claro que en los sistemas mixtos con campo y ganado propio, las cosas están más tranquilas. A lo mejor pierden algo si se mensura el costo de oportunidad, pero aquellos que trabajan en campos alquilados o vacas alquiladas, la pasan mal”. Agregó que “nuestro grupo (Grupo LP)  trabaja todo alquilado y buena parte de las vacas son ajenas”.

Peluffo señaló más adelante que  “Yo 25 años atrás era más optimista. Nos encontrábamos con la gente de Nueva Zelanda y nos tenían pánico porque lo íbamos a desbancar del mercado mundial. Y yo año tras año, yendo a sus congresos, les decía quédense tranquilos que Dios puso a los argentinos en Argentina, es decir hay un gran potencial pero no lo aprovechamos”.

Se mostró esperanzado al ver la multitud y los jóvenes en la jornada de Eficiencia en Tambos Chicos, organizado por la Universidad del Litoral en Esperanza: “Mirando 20 años adelante yo siempre tengo esperanza, veo la gente joven, estas 1.000 personas congregadas acá,  le tengo fe al campo chico bien manejado y cuando podamos; seguir creciendo y exportando el 50% de lo que producimos. Para ello es imprescindible que se transparente y se reorganice la cadena láctea, que la industria recupere niveles de eficiencia que permita que se pague más por la leche, como sucede en otros países, en Uruguay, en Nueva Zelanda”, opinó.

Fue crítico con la cadena y autocrítico con el eslabón tambero. “Arranquemos con el mea culpa. No es posible que no tengamos una única organización que represente a  9.000 o 10.000 tamberos que quedamos, que no elijamos votar a nuestros dirigentes  y que tengamos una única voz. Hay que seguir luchando para trabajar en conjunto, porque reo que el individualismo nos mata y eso me parece fundamental… es necesaria la unidad de los tamberos para tener una voz más firme”.