27 Sep 2021

El presidente de la Nación se mostró esperanzado y volvió a pedir «ética para no condenar a la gente a la muerte»

El presidente Alberto Fernández aseguró anoche que «no es ético que para que alguien no pierda plata», haya que «condenar a la gente a la muerte» al tiempo que consideró que el balance al cumplirse el primer mes de la cuarentena «es positivo».

«Vamos a salir de esto, y con ética», dijo el Presidente en una entrevista que brindó a Telefé, y agregó que «no es ético que para que alguien no pierda plata, condenar a la gente a la muerte».

Foto tomada de clarin.com

El mandatario dijo también que el pico del coronavirus en la Argentina podría ser «más lento», gracias al efecto del cumplimiento de la cuarentena, e incluso consideró que dado que la curva sigue aplanada y el devenir de los contagios más lentos, podría no haber pico, en referencia al pico de contagios que se proyectó desde un inicio para mediados de mayo.

El Presidente advirtió que en este momento «no podemos volver a hacer nuestras vidas» como antes de la pandemia del coronavirus porque «nos exponemos a un dolor infinitamente mayor y todo se desperdiciaría en dos minutos».

«Abrir una fábrica significa que un empleado que se contamine va a contaminar a sus compañeros en un día», dijo el Presidente.

En cuanto a su propio cuidado, dijo: «Yo también tengo cuidado, al control social lo respeto y en una selfie tenemos una distancia considerable entre unos y otros».

Agregó que cuando le dicen que no tiene que «ir al (Instituto) Malbrán o al hospital de La Matanza», se siente «muy mal porque esa gente se está exponiendo, sé que se cuidan y me cuidan».

A la gente le dijo que «los que más necesitan comida van a tener la comida que necesitan y los que necesitan recursos van a tener los recursos que necesitan».

Foto tomada de telam.com.ar

«Las empresas también van a tener la ayuda que necesitan», agregó, y aclaró que se debe «ayudar al Estado a hacer el esfuerzo» que demandan las actuales circunstancias por el coronavirus.

Además, dijo que «sería un ingrato» si criticara a referentes de la oposición, al destacar a dirigentes que «siempre están al pie del cañón» cuando él requiere su opinión y colaboración.

Entre los ejemplos mencionó al jefe del Interbloque de diputados nacionales de Juntos por el Cambio, Mario Negri.