30 Oct 2020

El presidente de la Nación anunció la prolongación de la cuarentena hasta el 10 de mayo con mayor énfasis en los grandes conglomerados urbanos

El presidente Alberto Fernández dijo en la noche de este sábado que «estamos lejos de decir que esto está terminado» aunque destacó que «hemos avanzado mucho» pero esto «no quiere decir que está resuelto el tema», en una presentación desde la residencia de Olivos.

Aseguró que su «mayor preocupación es que el día después de la pandemia, la economía vuelva a recuperar su actividad tan pronto se pueda».

Destacó que «hemos logrado el objetivo que les señalé el primer día: lograr que el contagio por coronavirus fuera más lento para poder prepararnos» y destacó que actualmente el país cuenta con mas de 700 respiradores nuevos.

El jefe de Estado afirmó, al anunciar en la residencia de Olivos la extensión del aislamiento social, preventivo y obligatorio hasta el 10 de mayo, que «hay un riesgo en los grandes centros urbanos como Rosario, Córdoba, Buenos Aires, Resistencia y Ushuaia», y dijo que «los grandes conglomerados son un tema singular porque se concentra gran parte de la epidemia.

Fernández sostuvo que en las ciudades de «más de 500 mil habitantes seguirán las restriccciones como hasta hoy», en la tercera etapa de la cuarentena que comienza el lunes, y que las localidades que tienen menor cantidad de población «pueden empezar a ser exceptuados», pero deben cumplir con cinco requisitos para ello.

«Pasamos de un aislamiento estricto a un segundo momento con un aislamiento administrado y ahora empieza esta tercera etapa», en la que «dejamos en manos de autoridades provinciales el manejo de que actividades se pueden abrir», dijo Fernández en un mensaje desde Olivos, en el que adelantó que «vamos a permitir que hasta la mitad de la población ya se movilice».