31 Mar 2020

El intendente de Trenque Lauquen, Miguel Fernández, habló con Página 12 de la acción policial, planta de oxígeno del hospital y alimentación

El intendente municipal de Trenque Lauquen, doctor Miguel Fernández, entrevistado por el diario Página 12, al ser consultado sobre la situación en el distrito en torno al aislamiento social preventivo y obligatorio, manifestó que «tranquila. Hay algunos en bicicleta y vi bastante auto dando vuelta. De a poco la Policía se está poniendo más rígida, para disminuir la circulación, pero el balance del principio es bueno».

La nota publicada en la edición de este domingo está referido a la pandemia, pero muy especialmente a la planta de oxígeno propiedad del municipio y en la que tanto hincapié ha hecho la actual administración, procediendo a su mejoramiento en los años que lleva de gestión.

Trenque Lauquen – Hospital Municipal

Luego de referirse a la situación alimentaria en el distrito y puntualizar en los respiradores y el oxígeno, Fernández manifestó al medio porteño que -«tenemos una fábrica de oxígeno medicinal. Estamos articulando con lo privado. Que la clínica privada pueda ocuparse, por ejemplo, de lo materno infantil y queden los eventuales casos agudos para el hospital municipal. Hay que pensar como sistema y regionalmente». El intendente comentó a Página 12 que la fábrica mencionada «la hizo el Gordo Barracchia. Comprime el aire ambiente, lo seca y lo manda a una máquina. Saca el nitrógeno. Como está hecha dentro del hospital, por un cañito va el oxígeno a cada cama. Es una tranquilidad, porque cada respirador, si tiene que usar tubo, consume tres tubos por día. En diez días de internación, 30 tubos para una sola persona. Imagínese los problemas de fabricación, de transporte, de logística, de costos, de pago». También destacó en el diálogo que se vuelca en una de las páginas del matutino que «no es tiempo de menear los conflictos políticos, pero le voy a decir que cuando asumí, en 2015, la fábrica no andaba muy bien», para luego destacar otra de las realizaciones de la gestión de Jorge Barracchia, al indicar que «otra genialidad del Gordo fue el horno pirolítico para residuos patogénicos».

Con relación al panorama alimentario frente a esta crisis, el intendente de Trenque Lauquen precisa que «no vemos desabastecimiento ni en los súper ni en las despensas de barrio. Las confiterías y los bares están cerrados. Como además de intendente soy médico, estoy chequeando cómo funciona el hospital de alta complejidad que tenemos. Incluso sin acto de inauguración, porque hoy no es importante, ya pusimos a funcionar la guardia nueva. Justo terminamos la obras, con cinco consultorios y dos shockroom. Entre el hospital público y la clínica privada tenemos 19 respiradores. Suspendimos todo lo programado que fue posible e inauguramos un número de teléfono para registrar las cuarentenas y contestar preguntas».