29 Sep 2020

El intendente de Lincoln habría echado personal municipal por ser peronistas

La acusación -detalla el sitio Infonoroeste- fue realizada por la concejal del Frente para la Victoria, María Mercedes Ruffa: «Nuevamente, como ya nos tiene acostumbrados esta gestión de gobierno municipal (de Salvador Serenal), se han producido despidos, como cada nuevo fin de mes

 

Lincoln - Intendente Serenal
Lincoln – Intendente Serenal

El intendente de Lincoln, el radical Salvador Serenal, fue acusado de perseguir ideológicamente a trabajadores comunales relacionados al peronismo y de señalarlos como “ñoquis”. Son 80 las personas que se quedaron sin empleo.

La acusación -detalla el sitio Infonoroeste– fue realizada por la concejal del Frente para la Victoria, María Mercedes Ruffa: «Nuevamente, como ya nos tiene acostumbrados esta gestión de gobierno municipal (de Salvador Serenal), se han producido despidos, como cada nuevo fin de mes. No será raro que en el transcurso de la semana nos muestren un listado de 15 o 20 trabajadores que pasan a la planta permanente del Estado municipal, tapando con esta ‘buena acción’ la perversidad e injusticia que cometen con otros tantos trabajadores que manchan por tratarlos de ñoquis».

Asimismo, la concejal del FpV se preguntó por qué el intendente nunca se expidió a todos los reclamos que ella le hizo personalmente, dentro del concejo deliberante a través de los Proyectos de comunicación en los que le solicitó que se presentara a explicar los despidos, el Secretario de Gobierno y el Director de Personal.

Recurriendo al dicho “el que calla otorga”, Ruffa señaló: “También denuncié y repudié las acciones del ejecutivo local ante todos los medios que pude hacerlo, claro que al principio, allá por enero/febrero todos se hacían eco, luego cada fin de mes, los monopólicos ya ni siquiera se hacen eco ni como noticia”.

La edil peronista acusó un “acto de persecución ideológica” encabezado por el jefe comunal linqueño: “Eso es justamente lo que es, avergüenza que en el siglo XXI tengamos que hablar de viejas prácticas ideológicas partidarias, parece mentira que llegaron al poder llenándose la boca de la transparencia en la función pública y que se iba a acabar la corrupción».

Por último, Ruffa le pidió a Serenal que deje de lado su “odio ideológico” y que gobierne de la misma manera para toda la comunidad y cuestionó: «¿Por qué no le explican a la sociedad la cantidad de familiares que tienen en la gestión de gobierno, de cada uno de los compañeros peronistas que sacan bajándole el contrato, incorporan nuevos empleados, no solo con el sueldo triplicado, sino con el agravante de que son familiares de algún funcionario del ejecutivo?.