24 May 2019

El ingeniero Juan Carlos Font escribió para Infoecos sobre las deudas del gobierno de Buenos Aires con el interior provincial

Para aquellos que hemos estado en la función pública, se nos hace difícil entender esta negación a Declarar en Emergencia un distrito en la actual situación, cosa que aún se me hace más incomprensible siendo Ingeniero Agrónomo y también productor agropecuario. Declarar la emergencia en un distrito, solo implica dar la posibilidad a cualquier productor de ese mismo distrito, con una superficie de más del 50% afectada para acceder a los beneficios de la ley, situación que generalmente se da con los productores más pequeños o los grandes muy afectados, habiendo muchos productores que no lo solicitan ya que el sistema le complejiza la administración sólo por una prórroga, aún estando afectados

Font, Juan Carlos

Cuando se anuncian visitas de funcionarios de importancia, como la de mañana, habitualmente se genera un clima especial, el periodismo se prepara para hacer la pregunta más comprometida o la que parezca más inteligente, los anfitriones buscaran la forma de prestar la mejor y servicial atención y los funcionarios locales transitarán lo más cerca para salir en la foto, sin importar si son de oficialismo o oposición. Mientras tanto la ciudadanía, en parte, será espectadora por algún interés particular y, el resto, intranscendente al acontecimiento como algo habitual a todos los años, donde saben que discursos van y discursos vienen, para que luego otros opinen de ellos con interpretaciones propias.

Tal vez en antaño, el discurso era el principal medio de expresión para manifestar necesidades sectoriales, como así mismo para realizar anuncios de importancia, pero el tiempo, con la tecnología y los nuevos medios de comunicación han ido cambiando los modos y las formas acercándonos a la inmediatez de las decisiones políticas, ( para muestra solo hay que observar al Presidente, que a horas de la elección trazó medidas de envergadura que llegaron a la mayoría de los ciudadanos de diferente manera) , pero aquí el sector agropecuario, afectado por inundaciones que se originan por aguas que provienen de otros distritos, ya hace casi seis meses esperan  la declaración de Emergencia Agropecuaria del Distrito. Seguramente han dejado de leer los medios tradicionales, de escuchar sus radios habituales, ya no miran diarios virtuales ni leen redes sociales, aunque parezca mentira, se encuentran como en antaño, a la espera del discurso oficial con el anuncio de la Emergencia Agropecuaria para el Distrito, mientras el agua pudre alambrados, carcome instalaciones y viviendas, pudre praderas, y ellos buscan lomas y pasadas para producir algo y así poder subsistir, mientras los vencimientos llegan inexorablemente, sean de instituciones bancarias, impositivas y otras, cuando esa bendita declaración de emergencia individual no vá a dar una solución al problema, sino que prorrogara impuestos, vencimientos crediticios, y sí posibilitará poder acceder algún crédito oficial blando, como para reparar alguna cosa, y mientras evalúa que hacer con su modo de vida,  circunscripto siempre a el campo.

Para aquellos que hemos estado en la función pública, se nos hace difícil entender esta negación a Declarar en Emergencia un distrito en la actual situación, cosa que aún se me hace más incomprensible siendo Ingeniero Agrónomo y también productor agropecuario. Declarar la emergencia en un distrito,  solo implica dar la posibilidad  a cualquier productor de ese mismo distrito, con una superficie de más del 50% afectada para acceder a los beneficios de la ley, situación que generalmente se da con los productores más pequeños o los grandes muy afectados, habiendo muchos productores que no lo solicitan ya que el sistema le complejiza la administración  sólo por una prórroga, aún estando afectados. En Trenque Lauquen no ha llovido más que las lluvias anuales dadas en estos últimos 30 años, con una gran variabilidad en sus 550.000 has. las inundaciones y la gran carga de sus bajos se debe a ingresos de otros distritos, y esto nunca ha sido contemplado por la ley de emergencia, que de por sí merece una profunda revisión y adecuación a los tiempos. Si la política agropecuaria es sostener la comunidad rural en el campo es imprescindible cada vez que se actúa en la función pública no desalentarla, con solo pensar que paga el gas propano, tarifa eléctrica rural si tiene acceso, en un lugar donde no existe el boleto estudiantil, ni existe subsidio para quienes trasladan sus hijos a las escuelas rurales, etc.

Sé que es mucho lo que hay que hacer en la Provincia, y ni hablar del sector rural que habitualmente es relegado por prioridades del conurbano más que entendibles, pero no puede ser que la Provincia no tenga registros certeros de la hacienda vacuna existente, si no son los provistos por las fundaciones creadas por SENASA, situación que se solucionaría con un programa eficiente que parta de datos reales con cargas (compras,nacimientos etc.) y descargas (ventas y mortandad) en forma sencilla, no con sistemas que se suelen colgar todo el día. Así como otras especies, desde las aviares, caprinas, porcinas y equinas, donde el desconocimiento es asombroso. Se ha promocionado desde el Estado la cría aviar y porcina con subsidios al alimento, como así créditos blandos  construcción de instalaciones, pero no sabemos con exactitud la producción para poder trabajar en políticas de comercialización, tan es así que se acaba de abrir la importación de cerdos del Brasil, que no hace más que ir en contra de lo que el estado subsidió. Y ni hablar de Equinos, si bien algunas razas tienen instrumentada la aplicación del chip y el ADN de cada animal, en otras actividades deportivas, que mayoritariamente se encuentran en capital y conurbano, se desconoce la existencia no sólo del animal deportivo sino también de sus progenitores.

Podrían escribir infinita cantidad de palabras describiendo la falta de políticas agropecuarias provinciales, ley de Suelos (vetusta e inaplicable) ley de agroquímicos (urge modificarla, no sólo por protección del ser urbano, sino del ser rural, que se encuentra en el fuego, con sanciones claras a productores, ingenieros y aplicadores) Agricultura familiar, Ley de Forestación ( hay que reformular la silvicultura provincial, comenzando en el Delta), Ley de Sanidad Animal Provincial, Promoción de Cultivos Alernativos,  Rever Ley de riego (Corfo), Creación de un Frigorifico Provincial, Traslado de Mercado de Liniers, Refuncionalización de las Estaciones Experimentales del MAA con diferentes instituciones privadas (CREA, FAA, Etc.) Ley Dunícola para toda la zona costera. Etc.

Son muchos años donde se hizo muy poco y nada, es momento de hacer mucho, para lograrlo escuchemos pero hagamos.

(*) Ingeniero Agrónomo Juan Carlos Font.

(*) Pte. de la Asociación de Ingenieros Agrónomos del Noroeste

(*) Director de Asuntos Agronómicos de Municipalidad de Trenque Lauquen

(*) Concejal Municipalidad de Trenque Lauquen

(*) Intendente Municipal de Trenque Lauquen

(*) Pte. del Consorcio del Noroeste de la Pcia. de Bs As.