23 Sep 2021

El proyecto de Ley Impositiva para el 2020 en provincia de Buenos Aires: establece criterios de progresividad y podría sancionarse este jueves

Desde el Gobierno destacaron que la provincia atraviesa “una situación de emergencia” y que, para atender las urgencias y prioridades, es necesario “mantener el nivel de ingresos del Estado provincial”

Axel Kicillof presentó este martes al mediodía el proyecto de Ley Impositiva 2020 que será tratado primero en el Senado y luego en la Cámara de Diputados.

Foto: La Nación

Según se comunicó, promueve “actualizar los valores de los impuestos” a partir del alza de precios de 2019, que estimó con datos privados y establece criterios de “progresividad” para que paguen más las personas con mayor capacidad contributiva.

El proyecto, aclararon desde el Gobierno, “no incrementa la presión impositiva en promedio en términos reales”, aunque busca hacer “más justa la recaudación, cobrando más al que más puede y generando alivio a los pequeños y medianos productores y propietarios”. Eso se traduce en un incremento promedio del 54.6 por ciento.

Desde el Gobierno destacaron que la provincia atraviesa “una situación de emergencia” y que, para atender las urgencias y prioridades, es necesario “mantener el nivel de ingresos del Estado provincial”. Asimismo, fundamentaron la necesidad de “hacer más justa la recaudación, cobrando más al que puede y generando alivio a los pequeños y medianos productores y propietarios”.

En el caso del impuesto a los Ingresos Brutos, se mantiene la alícuota vigente, tal como autorizó el Gobierno nacional al suspender la aplicación del Consenso Fiscal impulsado por Mauricio Macri en 2018. En el caso del Impuesto Inmobiliario Rural y Urbano, en promedio, la actualización está por debajo de la tasa de inflación. Pero además se incorporó un criterio progresivo: las propiedades de menor valuación fiscal pagarán un incremento menor a la inflación proyectada (aquellos más chicos tendrán un incremento del impuesto de tan solo el 15% respecto al año pasado).

A partir de la segmentación de los propietarios rurales, según el tamaño y valor de sus propiedades, se garantiza que el impuesto sea, en términos reales, menor al del año pasado para quienes cuentan con una menor capacidad contributiva.

Además, en relación a los tributos en materia patrimonial, Kicillof busca una actualización “por debajo de la tasa de inflación”, aunque también incorpora un criterio “progresivo” que implica menor presión sobre las propiedades de menor valuación fiscal. En concreto, ese sector sufriría un incremento impositivo de apenas el 15% en comparación con 2018.

Como último punto principal, espera que las medidas se complementen con el paquete de emergencias que se promulgó este lunes y la moratoria para pymes impulsada por  ARBA.