26 Oct 2020

El gobernador de La Pampa resolvió este jueves flexibilizar actividades en el contexto del aislamiento social, preventivo y obligatorio

El gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto, resolvió hoy flexibilizar actividades en el contexto del aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por la pandemia de coronavirus, al permitir que los comercios abran los sábados y habilitar la atención con turnos en compañías de seguro y mandatarios de automotor.

Estas medidas se toman en la provincia luego de que no registraran casos positivos de coronavirus en los últimos 28 días, no obstante las autoridades establecieron el uso obligatorio del barbijo y el tapaboca cuando los ciudadanos tengan que circular por la vía pública.

Zillioto, Sergio – Gobernador de La Pampa

«Hemos tomado decisiones que tienen que ver con lo sanitario y lo económico, con una mayor flexibilidad», declaró el gobernador Ziliotto en la conferencia de prensa que ofreció en Casa de Gobierno junto al ministro de Salud, Mario Kohan.

En lo sanitario aclaró que «se establece el uso obligatorio del tapaboca, tanto niños como adultos, quienes deberán usarlos en los comercios, las calles, los espacios públicos e incluso cuando realicen las caminatas permitidas».

En el plano económico, anunció que el comercio, que desde este lunes abrió sus puertas de 14 a 18, podrá hacerlo también los sábados de 8 a 13 y en referencia al reclamo de la Cámara de Comercio que pide la apertura total opinó que «la mala situación que atraviesa el sector no pasa por la poca cantidad de horas que se trabaja, sino porque se vende poco», aclaró.

También anunció la apertura de los locales de compañías de seguros y mandatarios de automotores, de 13 a 18 como las profesiones liberales, siempre que sea atención al público con turno.

De esa forma, estas dos actividades se suma a los permisos que ya rigen para los abogados y contadores de la provincia.

En otra parte de la conferencia, Ziliotto ratificó la decisión de obligar a permanecer en aislamiento a las personas que retornen a la provincia, y deberán permanecer en esta condición en hoteles o albergues asignados por las autoridades, y aclaró que «nadie podrá cumplir este requisito en viviendas particulares».

Sobre la vuelta a clases, el mandatario sostuvo: «Hasta que no sepamos la magnitud del contagio no se puede hablar de fecha», y señaló que el mismo criterio se aplicará con la administración pública y el transporte.

Respecto al reclamo de paritarias de trabajadores de la salud y los docentes, Ziliotto aseguró que esas demandas están condicionadas por la caída en la recaudación de la coparticipación e impuestos, pero prometió que las cuestiones salariales «se verán más adelante, cuando se corrobore la evolución de la situación económica».

Finalmente anunció que en la reunión virtual que mantuvo con los intendentes de La Pampa resolvió permitir que «sean ellos los que administren la cuarentena, con responsabilidad social y que puedan llevar adelante una mayor flexibilización en las localidades con menos de 5.000 habitantes».