31 Oct 2020

El Frente Renovador de Trenque Lauquen descansa sobre el efecto «arrastre», olvidando cultura electoral

Puede que Massa tenga respaldo significativo. No, necesariamente, podría beneficiar a la lista local que encabeza Juan Ripamonti. Se sabe que están transmitiendo euforía. Por anticipado, hasta celebran el posicionamiento. No se estaría teniendo en cuenta en esos lares de la política de Trenque Lauquen que «a las vacas se las cuenta cuando están encerradas». Las primarias sirvieron como téster. No les fue mal. Si bien el Pueblo pone más la mirada en otro lugar, como se escribe en el párrafo anterior, a la hora de ingresar en el cuarto oscuro con voto pensado previamente o no, valora hasta donde ha sido el compromiso militante de los que integran las listas. Los otros partidos políticos con aspiraciones de poner sus representantes en el concejo deliberante, conscientes que la partida resultaría dificil, redoblaron su esfuerzo, con el agregado que ninguno de ellos debe cargar con el intendente municipal. Raúl Feito. Pareciera que el sector que responde a Sergio Massa está «enamorado» de sus propias especulaciones o las de un sector que no es el mayoritario en la comunidad

RipamontiRecta final para la campaña electoral. En horas se ingresará en la veda que disponen las leyes vigentes. En Trenque Lauquen, se ha desarrollado en un clima de tranquilidad. Ha reinado la concordia entre las fuerzas políticas. El Pueblo no ha recibido mensajes virulentos. Es posible exista cierto agobio por tanta presencia mediática de candidatos. Las primarias el 11 de Agosto y a pocos días, nomás, el inicio de la conquista del voto para las legislativas.

Siete fuerzas políticas concurren a las urnas. Dos quedaron en el camino después de las PASO. Ha habido un trabajo intenso de parte de la mayoría de los candidatos. Se tradujo en una marcada presencia en las calles. Si bien pasaron por la ciudad las principales cabezas de lista a nivel nacional, la campaña local se la cargaron bien al hombro, los dirigentes que integran la de concejales y consejeros escolares. Han existido claras evidencias de ello. Puerta a puerta, empresa por empresa, oficina por oficina, fue la tarea para intentar seducir a quienes son los jueces inapelables, al menos por un día, en Democracia: los ciudadanos.

El resultado final es una incógnita, si bien creen muchos que se repetirá – en cuanto a ubicación – lo sucedido hace poco más de dos meses. Nadie se ha atrevido a dar porcentajes posibles y el número de ediles que podrían ingresar al cuerpo legislativo. Se elige, a partir de ahora, un concejal más. Nueve. Hasta el 2011, eran 8. El crecimiento demográfico del distrito, produjo esta variante. Ni siquiera se habla que puede dar como resultado la elección, en los niveles seccional y provincial.

La influencia de los medios de comunicación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, queda clara. Son más conocidos Martín Insaurralde, Sergio Massa, Margarita Stolbizer, Francisco De Narváez, que todos los candidatos a concejales juntos. Los canales de televisión con noticias a cada instante, los programas de chismes del espectáculo e informativos nocturnos, son los que moldean a la opinión pública. No está exento el interior, de esta situación. En una compulsa legislativa, es más notoria la gravitación de la también denominada «caja boba».

En cambio, cuando la elección es para Intendente, el Pueblo asume otro compromiso con los candidatos. Todos son más conscientes que se elige quién decidirá por las obras públicas, limpieza urbana, salud pública, entre otras cosas.

En las elecciones de medio punto, la atención se pone sobre los aspirantes, pero con mayor fragilidad. Se percibe y se escucha que los candidatos se ofrecen a los ciudadanos más como ejecutivos, que legislativos. Proponen, sin excepción, obras, servicios, gestiones en otros niveles. Tiene el bullicio de una antesala: la de los comicios que volverán a producirse en el término de dos años. En el caso puntual de este distrito de la provincia de Buenos Aires, celoso cuidado de no apuntar los cañones hacia Villegas 555, lugar donde está emplazado el despacho del Jefe Comunal. Escasea la pimienta y, por ende, el entusiasmo está casi ausente.

En este contexto ha resultado ser una campaña anodina – sin la generación de nada nuevo que pueda conmover a los más sagaces seguidores de la política trenquelauquenche – el Frente Renovador que conduce Sergio Massa, y al que se le asigna participación importante en la porción de la torta que se reparte. En esta misma página se escribió que todo parecería indicar que quienes lo representan a nivel local están confiados en el efecto arrastre. Si fuera así, una jugada de mucho riesgo. En el distrito hay sobrados ejemplos de corte. A partir de 1987 y hasta el 2003, los gobiernos municipales ganaron en la adversidad nacional y provincial. La tijera, la reglita o la escuadra tuvieron gran protagonismo. Solo en los años 1993 y 2011, ello no ocurrió. El intendente de Tigre se dio una vuelta y también lo hizo Miguel Peirano. A todas luces, pareciera que con estas visitas no alcanza. Puede que Massa tenga respaldo significativo. No, necesariamente, podría beneficiar a la lista local que encabeza Juan Ripamonti. Se sabe que están transmitiendo euforía. Por anticipado, hasta celebran posicionamiento. No estarían teniendo en cuenta en esos lares de la política de Trenque Lauquen que «a las vacas se las cuenta cuando están encerradas». Las primarias sirvieron como téster. No les fue mal. Si bien el Pueblo pone más la mirada en otro lugar, como se escribe en uno de los párrafos precedentes, a la hora de ingresar en el cuarto oscuro con voto pensado – previamente o no – valora hasta donde ha sido el compromiso militante de los que integran las listas, como también las ideas que transmitieron. Una prueba irrefutable lo sucedido el 11 de Agosto en 30 de Agosto. El segundo lugar en la lista del Frente Renovador, es un vecino de la comunidad que goza de consideración. No fue producto de Massa, Alegre, Malena Baro o Hernán Albisu. Fue producto de su prestigio y localismo.

No es aventurado pensar que el Frente Renovador podría estar lejos de repetir el resultado de las primarias. Los otros partidos políticos con aspiraciones de poner sus representantes en el Concejo Deliberante, conscientes que la partida resultaría dificil, redoblaron su esfuerzo, con el agregado que ninguno de ellos debe cargar con el intendente municipal. Raúl Feito, está jugado abiertamente a favor del ex diputado provincial de Carlos Ruckauf, ex titular del Anses durante las gestiones de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, ex Jefe de Gabinete durante la gestión de la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner. Más allá de los antecedentes políticos de Sergio Massa, la presencia del mandatario comunal en el acto de campaña realizado recientemente, poco ayudó. Su compromiso político con cualquier fuerza será puesto en duda. Sus repentinos cambios, como si la política fuera el humor con que uno se levanta todas las mañanas, lo ha constituido más que en imprevisible, en poco creíble.

Con la carencia de una campaña que movilice o promueva atención y con una pesada mochila encima, el Frente Renovador en Trenque Lauquen, pareciera que está enamorado de sus propias especulaciones o las de un sector que no es el mayoritario en la comunidad.