20 Jun 2021

Diputado rechazó su dieta de «50 mil pesos de bolsillo»

«Es una provocación: los políticos ganan diez veces más de lo que percibe cualquier trabajador», sostuvo Del Caño, del Frente de Izquierda.

Diputado Del Caño (Mendoza)El diputado nacional por el Frente de Izquierda Nicolás del Caño repudió un nuevo aumento en las dietas legislativas, “que llevará a que un diputado gane a partir del 1 de febrero cincuenta mil pesos de bolsillo”, según declaró en un comunicado.

El legislador mendocino sostuvo: «Es una provocación: los políticos ganan diez veces más de lo que percibe cualquier trabajador, mientras que la inflación ya se tragó el 20 % del salario real en los últimos tres meses, y el Gobierno y los empresarios buscan ponerle un techo a las paritarias para cristalizar esa pérdida. Tan abultados sueldos de los funcionarios y legisladores tienen como fin que se siga gobernando y legislando contra los intereses de los trabajadores, a favor de los grandes empresarios, banqueros y terratenientes».

Del Caño anunció que su sueldo será de ocho mil quinientos pesos mensuales, y que el resto de los ingresos de la banca “ya están siendo puestos al servicio de las luchas de los trabajadores y sectores populares, como veinte mil pesos aportados en enero a los trabajadores del departamento mendocino de Lavalle que impusieron el pase a planta permanente de más de trescientos empleados con contratos precarios, y los de la fábrica rosarina de electrodomésticos Liliana SRL que pelean por elevar su salario mínimo”.

Asimismo, desde esa banca, indicó, se aportaron varios pasajes para difundir la lucha por la absolución de los petroleros de Las Heras, Santa Cruz, condenados a cadena perpetua con un juicio armado por ser parte de una lucha contra el impuesto al salario en 2006. La rendición de estos fondos se publica en la página del PTS, www.pts.org.ar.

Además, Del Caño presentará en marzo un proyecto de ley para que todo funcionario tenga un sueldo similar al de un docente, buscando el apoyo de distintas organizaciones de trabajadores para imponerlo.