20 Oct 2020

Diputada Arata: “La gobernadora Vidal debe defender las ciudades y los campos bonaerenses ante las inundaciones en Córdoba y Santa Fe”

Ayer la gobernadora Vidal, mantuvo una reunión con los gobernadores de Córdoba Juan Schiaretti y de Sante Fe Miguel Lifschitz para tratar la problemática de la Picasa

Arata, Valeria
Arata, Valeria

En momentos en que la situación de la Laguna La Picasa no para de crecer y amenaza cada vez más con superar el nivel de la Ruta Nacional N° 7, a pedido del gobernador de Santa Fe se reunió el Comité Hídrico interjurisdiccional de la Laguna La Picasa.

En este marco, la diputada provincial por la cuarta sección electoral del Frente Renovador, Valeria Arata, manifestó que espera una defensa por parte de la gobernadora María Eugenia Vidal de las ciudades y los campos bonaerenses.

“La gobernadora Vidal debe defender las ciudades y los campos bonaerenses ante las inundaciones en Córdoba y Santa Fe. Entiendo la situación crítica de las ciudades cercanas a la Picasa y de lo que significa la Ruta Nacional N° 7 cortada. Pero también se sabe que desviar el agua hacia la provincia de Buenos Aires por la cuenca del Salado no es la única solución”, afirmó la legisladora del Frente Renovador.

Ayer la gobernadora Vidal, mantuvo una reunión con los gobernadores de Córdoba Juan Schiaretti y de Sante Fe Miguel Lifschitz para tratar la problemática de la Picasa. La reunión se llevó a cabo en la Casa Rosada y también estuvo presente el Ministro del Interior y de Obras Públicas de la Nación Rogelio Frigerio.

Arata explicó que “además de la derivación del agua de la Picasa hacia la cuenca del Salado, también hay proyecto de derivación hacia el Río Paraná, tanto por el Arroyo del Medio como por el Arroyo Pavón. En el caso de Arroyo del Medio generaría mucha complicación en la localidad de La Emilia, en San Nicolás. Pero en el caso del Arroyo Pavón, toda la obra y el curso de agua sería dentro de la provincia de Santa Fe, y no habría perjuicio para otras provincias”.

Por último, Arata señaló que “de estas alternativas se hablaba hace muchos años e incluso estuvieron presupuestadas para que se ejecuten, pero luego eligieron la opción del Salado. Es cierto que para la obra del desvío por el Arroyo Pavón se requiere una gran inversión, pero también si se sigue enviando agua hacia Buenos Aires cada vez se van a necesitar más obras y se verán afectados más productores agropecuarios y tal vez se vean amenazadas algunas localidades, como está ocurriendo en este momento con General Arenales”.