10 Ago 2020

Coronavirus: descarnada nota del periodista Martín Urricelqui, oriundo de Coronel Charlone, a raíz de la situación que atravesó un transportista de la localidad

El periodista Martín Urricelqui, oriundo de Coronel Charlone y que desarrolla actividades profesionales en Canal 13 de Río Cuarto, provincia de Córdoba, publica en su cuenta de Facebook este martes un comentario relacionado con lo sucedido a un transportista, en el límite entre las provincias de Córdoba y Buenos Aires, donde hay un control sanitario.

Foto ilustrativa subida por Urricelqui a Facebook

El comentario que bien puede considerarse una editorial se denomina «En que nos convertimos» ?, y refleja una situación que no debiera atravesarse, como así también constituye un llamado de atención. Se basa entre otras cosas en la publicación de otro periodista, en este caso de General Villegas responsable de medios de comunicación en esa ciudad y editor del sitio distritointerior.com.ar, Fernando Cisarello.

La nota en cuestión de Urricelqui es la siguiente:

Todavía no llegamos al pico de contagios pero a lo que sí llegamos seguramente es al de la inhumanidad y la falta de empatía. El lunes, en el control sanitario ubicado en la RP 26, entre Buchardo y Charlone, a partir de un test rápido identificaron un probable caso positivo de coronavirus en un camionero oriundo de Charlone.

Me cuentan que tan pronto como se conoció el resultado, su nombre y su foto comenzaron a circular de pueblo en pueblo y de teléfono en teléfono. Hubo especulaciones y se tejieron presuntas «redes de contagio», todo esto mientras el camionero permanecía en el límite interprovincial y con una estricta prohibición de bajarse del vehículo.

Finalmente, las autoridades de la provincia de Córdoba le señalaron que no podía continuar viaje y retornó, escoltado por la policía, hasta Charlone.

Desde la provincia de Buenos Aires relativizaron la situación porque «los test rápidos no están homologados y tienen poca eficiencia» y señalaron que como el paciente no presentaba síntomas, -por protocolo-, tampoco era necesario un hisopado, sólo cumplir con aislamiento preventivo en su hogar, junto a su familia.

Lo más lamentable de todo esto es lo que hizo la policía bonaerense una vez que el camionero llegó al pueblo: le hicieron dejar el camión en un descampado, le negaron la posibilidad de que lo trasladara una ambulancia o un vehículo particular e hicieron que el paciente SE TRASLADARA POR SUS PROPIOS MEDIOS Y CRUZARA POR TODO EL PUEBLO CAMINANDO hasta el centro de salud, seguido de cerca por el móvil policial. «Parecía que iban arreando un ternero», describió hoy, molesto, el propietario del camión en declaraciones radiales con Fernando Cisarello.

La escena, que no aparece en «Crónica de una muerte anunciada» o «Cien años de soledad», bien podría haber sido enunciada por Gabriel García Márquez, pero sucedió en un pueblo donde todos nos conocemos, o nos conocíamos… hasta ahora.

El post del periodista concluye con el título: ¿EN QUÉ NOS CONVERTIMOS?