22 Ene 2021

Caso Facundo Astudillo Castro: la fiscalía solicitó el análisis de una cámara de seguridad que cuenta con un sistema de escáner facial

La fiscalía que investiga la desaparición de Facundo José Astudillo Castro solicitó una serie de medidas procesales, entre ellas el análisis de una cámara de seguridad del partido de Villarino que cuenta con un sistema de escáner facial.

Según publica el sitio oficial fiscales.gob.ar, la secretaría Legal y Técnica del Sistema de Prevención de Villarino (SIPREVI) puso en conocimiento a las autoridades judiciales que contaban con un dispositivo de registro fílmico en el acceso a Colonia La Merced, a escasos metros del límite entre ese partido y el de Bahía Blanca, la que cuenta con la posibilidad de analizar rostros.

De esa manera, el fiscal Santiago Ulpiano Martínez pidió la remisión de las grabaciones de esa cámara durante el período comprendido entre los días 10 y 16 de agosto pasado, además de un informe sobre el funcionamiento del scanner facial y la precisión respecto desde qué fecha conserva información ese soporte digital.

Por otra parte, se pidió a la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, que aporte imágenes satelitales de alta definición de sectores de interés para la investigación, las cuales están comprendidas entre los días 30 de abril y 9 de mayo, y del 1 al 15 de agosto (día del hallazgo de los restos óseos en Villarino Viejo).

También comenzará el estudio del contenido de teléfonos celulares.

A continuación se reproduce el comunicado del Juzgado Federal N°2 de Bahía Blanca, que solicitó su difusión en relación a las medidas de investigación ordenadas por su titular en torno a los restos esqueléticos hallados en Villarino Viejo:

“Atento a las declaraciones públicas realizadas en medios de prensa los días 25 y 26 del corriente mes y año por parte de la querella particular en los autos donde se investiga la desaparición de Facundo José Astudillo Castro, se informa que ni el Juzgado ni ninguno de los peritos oficiales que participaron del examen de los restos óseos hallados los días 15 y 21 del corriente mes y año dio información a la madre del joven sobre las deliberaciones. Solamente se le hizo saber en qué iba a consistir el procedimiento (pasos y plazos aproximados de producción de informes), sin ningún tipo de detalle sobre lo que ocurrió y lo que se iba hablando en el Laboratorio del EAAF. Todos los peritos actuantes, incluida la perito de parte, tienen deber de confidencialidad (guardar secreto), que se hizo saber a todos antes, durante y después de la pericia. Su violación tiene consecuencias penales. Durante la reunión no se emitió ninguna conclusión y las conversaciones que mantuvieron los peritos son absolutamente secretas. La conclusión final (sobre la data y la causa de la muerte), se conocerá en un plazo no menor a 40 días, más allá que la identificación de los restos podría saberse entre 10 a 15 días”.