24 Oct 2020

Casa del Niño de Trenque Lauquen: donde el Amor y el Compromiso le ganan a la especulación de la política

Hace unos dos meses, hubo aviesos intereses políticos queriendo desvalorizar el papel de Casa del Niño ante la decisión de responder a la demanda alimenticia de niños y adolescente, producto de la situación socio económica

La Casa del Niño de Trenque Lauquen es uno de los aportes sociales y educativos más relevantes que brinda el municipio. No es patrimonio de la actual gestión municipal. Tampoco es de las anteriores. Es de un buen porcentaje de ciudadanos que no buscan rédito político, personas que trabajan en la misma y de la historia de la ciudad.

En las últimas horas un periodista de Infoecos y Las Radios de Trenque Lauquen (AM 1280 y FM 88.5) recorrió sus instalaciones.

La visita se hizo en el marco de la necesidad de constatar periodísticamente el compromiso de quienes tienen, en la actualidad, la responsabilidad de sostenerla y fortalecerla. Desde el ejecutivo, hasta colaboradores de la cooperadora. Hace unos dos meses, hubo aviesos intereses políticos queriendo desvalorizar el papel de Casa del Niño ante la decisión de responder a la demanda alimenticia de niños y adolescente, producto de la situación socio económica.

Los dirigentes que especularon con ganar votos para el 2019 quedaron, como se dice en la jerga de estos pagos, «montados arriba un burro». Su postura, aunque no se diga, ni resuene dentro de las instalaciones de la institución, fue en contrario.

Es comprobable el trabajo intenso durante el último tiempo de hermoseamiento e incremento de las comodidades para los chicos que concurren. Me «obliga» a elogiarlo y convertirlo en destacada noticia.

El patio de Casa del Niño ha sido ornamentado y para un tiempo extenso en su totalidad; la pileta de natación que volverá a habilitarse en estos días fue pintada y toda el área perimetral fortalecida; la huerta en productos para esta época del año exhibe su mejor color; las pinturas realizadas para hacer más agradable el espacio son – en muchos casos – inéditas; los baños están impecables, y el interior tiene un cuidado muy especial.

Al momento de la visita que realicé se estaba preparando el almuerzo para los que concurren los fines de semana, a partir de la decisión que tomó el gobierno municipal. El ómnibus que traslada, ingresó y egresó del lugar en varias oportunidades. De él descendieron unos cuantos chicos con sus caras llenas de alegría y concurriendo a estrecharse en abrazos con docentes, colaboradores y algún funcionario que andaba por el lugar.

Hace muchos años un grupo de vecinos que había pasado por la Casa del Niño, algunos ya fallecidos, puso en marcha lo que se denominó «Los Ñoquis del 29». El objetivo era recaudar fondos para hacer más obras en el lugar y agradecer con trabajo social lo que en ese espacio habían cosechado para ser hombres de bien. Con el transcurrir del tiempo se dejó de hacer, pero para quienes tienen buena memoria, fue inolvidable.

En las postrimerías del 2018, no hay encuentros gastronómicos motorizados por la cooperadora o los agradecidos, pero hay una clara decisión de que esta Casa del Niño sea un verdadero orgullo.

Me fuí feliz…los chicos, docentes, colaboradores se aprestaban a almorzar. Ninguno hablaba de política partidaria. Había conversaciones sobre lo que se hará en los próximos días para seguir brindando contención, pero por sobre todas las cosas cariño.

Nota: Jorge Matheus

(Ampliaremos)