26 May 2019

Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas con Sanmartino y Quintana

El “aporte solidario” impuesto por ATILRA a las empresas lácteas fue uno de los temas abordados durante el encuentro

Apymel con Sanmartino
Apymel con Sanmartino
La Comisión directiva de Apymel (Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas) se reunió este ​jueves ​con el subsecretario de Lechería de la Nación, Alejandro Sanmartino, y el Director Nacional de Lechería, José Quintana.

El “aporte solidario” impuesto por ATILRA a las empresas lácteas fue uno de los temas abordados durante el encuentro. Las pymes del sector manifestaron su preocupación por esta cifra extraordinaria que actualmente representa casi $ 3.000 pesos por empleado por mes. “El aporte representaría poder pagar 20 centavos más por litro de leche a los tamberos”, calculó Javier García Mazzaro de Lácteos San Gotardo.

La empresa San Gotardo, de Trenque Lauquen, es un caso paradigmático en este sentido ya que recurrió a la Justicia para solicitar una medida cautelar para que ATILRA se abstenga de iniciar trámite tendiente al cobro del aporte y/o contribución patronal mensual. Sin embargo el Tribunal interviniente se declaró incompetente y actualmente la causa fue elevada a la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires. “En nuestro caso el Tribunal se declaró incompetente y eso nos vuelve más vulnerables. Entre 2009 y 2016 el aporte subió un 2.700 % de la mano de las negociaciones salariales y significa un compromiso económico imposible de abordar en un contexto de crisis como el actual”, sostuvo Javier García Mazzaro de San Gotardo y miembro de la comisión directiva de Apymel durante el encuentro con las autoridades nacionales. “Las 500 pymes lácteas argentinas nos encontramos hoy en una situación de fragilidad jurídica”, subrayó García Mazzaro.

Según el empresario, faltó predisposición del ministerio de la gestión anterior para sentar al gremio y a la parte empresaria con el propósito de reducir o quitar este aporte que, remarcaron, es libre de impuesto y rendición. Además, aseguró que la cartera de Trabajo ​no contaba con las atribuciones necesarias para homologar dicha contribución.

Crisis internacional

Sanmartino se mostró predispuesto a escuchar la problemática y aseguró que se está trabajando desde el Gobierno para abrir nuevos mercados en países vecinos como Brasil, Chile, Uruguay y Cuba, a fin de reducir los excedentes de leche en polvo, prioritariamente.

Por otra parte, el funcionario afirmó que se está analizando realizar compras puntuales a la industria para reducir los elevados stocks actuales y aliviar el mercado.

Mientras tanto, dada la crisis por los bajos precios se están cerrando tambos y esto genera una reducción de la producción de leche. Estos factores podrían hacer que a mediados de año la leche alcance un precio de entre $ 3,50 y $ 4 por litro, estiman en el sector.

Desde Apymel se decidió apuntalar los vínculos comerciales con los tamberos y apostar al posicionamiento con locales propios. En cuanto al mercado internacional se prevé que los precios continuarán “planchados” durante un año más ya que se está produciendo más leche de la que el mundo necesita.

Los productores lácteos locales, en este escenario, se ven perjudicados también por la caída del precio del petróleo en el mundo, que reduce los costos de otras industrias extranjeras. Así, las firmas argentinas se vuelven menos competitivas debido a que no baja el combustible por subsidiar las inversiones petroleras locales. A este panorama se suma la baja demanda de China y Brasil.