18 May 2021

Arsénico en el agua: Fernández defiende acciones del municipio

En diálogo con Democracia de Junín, el intendente de ese partido, Jorge Fernández, afirmó que en la actualidad se lleva adelante un programa destinado a lactantes y adultos mayores a 70 años. Fernández dijo que están trabajando con ABSA para tratar de resolver el problema

La Nación - Arsénico
La Nación – Arsénico
A raíz de una nota aparecida en el diario La Nación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el diario Democracia de la ciudad de Junín, se refiere al tema de arsénico en el agua en el distrito de Lincoln. Señala el diario juninense que «es otro de los distritos a los que este tema no le es indiferente. Hace poco concejales linqueños pidieron que los legisladores de la provincia de Buenos Aires sancionen con premura la ley que exhorta a disminuir el arsénico en el agua».

Los ediles recordaron que en 2008 “la Cámara de Apelación en lo Contencioso Administrativo de San Nicolás obligó a Aguas Bonaerenses S. A. a suministrar en forma gratuita agua potable en bidones a toda persona o entidad de Lincoln que lo solicite, ya que debido a una serie de estudios se comprobó que el agua que brinda la compañía no es apta para el consumo humano”. Dicho fallo fue ratificado por la Corte Suprema de la Nación el año pasado.

En diálogo con Democracia de Junín, el intendente de ese partido, Jorge Fernández, afirmó que en la actualidad se lleva adelante un programa destinado a lactantes y adultos mayores a 70 años.

De todos modos, Fernández criticó el pedido del bloque de diputados del FAP para la construcción del acueducto y tildó a la maniobra como una “cuestión electoralista”.

“No quieren decir la verdad porque el arsénico es algo que está en la tierra. Es fácil protestar por las cosas que uno no conoce. La champagna francesa también lo tiene. No es una cosa que se pueda eludir”, dijo.

“No digo que no sea una cuestión a tener en cuenta, pero si las cañerías de agua algunas tienen entre 90 y 110 años tienen más nitritos y nitratos que arsénico”, afirmó el jefe comunal.

“Yo me crié con una bomba y tomo agua de la canilla. Estas son aguas filtradas. ¿Dónde existen más bacterias, en el agua de red o al ponerla en el plástico del dispenser?”, se preguntó.

“La gran problemática es por los nitratos y nitritos de las cañerías. Lincoln es una ciudad de las primeras que tuvo agua corriente. Debe tener 115 años. Hay que cambiar el tendido de red de cloacas. ¿Por qué no discutimos ese tipo de cosas?”, señaló.

Fernández dijo que están trabajando con ABSA para tratar de resolver el problema pero insistió que “queda mejor lo demás”, en referencia al acueducto.
“Es una cuestión electoralista”, aseguró.