16 Abr 2021

Argentina y Repsol cierran acuerdo de 5.000 millones de dólares por expropiación de YPF

El acuerdo, aprobado por el consejo de administración de la compañía española y que deberá ser ratificado por su junta de accionistas y por el Congreso argentino, incluye el «desistimiento recíproco de las acciones judiciales y arbitrales interpuestas y la renuncia a nuevas reclamaciones»

Kicillof - De Vido
Kicillof – De Vido
La petrolera española Repsol cerró un acuerdo de compensación de 5.000 millones de dólares con el Gobierno argentino por la expropiación del 51% que poseía en YPF, informó la compañía en un comunicado.

El acuerdo, aprobado por el consejo de administración de la compañía española y que deberá ser ratificado por su junta de accionistas y por el Congreso argentino, incluye el «desistimiento recíproco de las acciones judiciales y arbitrales interpuestas y la renuncia a nuevas reclamaciones».

El gobierno argentino «reconoce el derecho de la compañía a percibir 5.000 millones de dólares como compensación a la expropiación del 51% de las acciones de YPF» y ofrece «garantías para su pago efectivo», señala el comunicado.

En Buenos Aires, el ministro de Economía, Axel Kicillof, en rueda de prensa indicó que, en efecto, el acuerdo deberá ser ratificado por el Parlamento argentino, el que además deberá avalar la emisión de los bonos para cumplir con el pago.

El Gobierno argentino le entregará a Repsol títulos de deuda pública distribuidos en dos paquetes: un paquete fijo, por un valor nominal de 5.000 millones de dólares y un paquete complementario por un importe máximo de 1.000 millones de dólares.

«La entrega de este segundo paquete de bonos se ajustará de manera que el valor de mercado de todos los bonos argentinos entregados a Repsol ascienda, al menos, a 4.670 millones de dólares, con un máximo de 6.000 millones de dólares de valor nominal», explicó la empresa española.

El valor de mercado se calculará tomando como referencia las cotizaciones recibidas de entidades financieras internacionales.

Como garantía adicional, Argentina «reconoce que en caso de reestructuración, o de incumplimiento del pago de los títulos, Repsol tiene derecho a acelerar la deuda, y reclamar en arbitraje internacional (…) las cantidades pendientes de pago hasta alcanzar los 5.000 millones de dólares», subrayó.