19 Oct 2020

ARBA suspendió la actividad comercial de 303 carnicerías en el área metropolitana e interior

Se constató que carecían de inscripción en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos, o bien que, estando registrados, no facturaban sus ventas. La suspensión provisoria de las actividades comerciales se extiende hasta que los establecimientos infractores regularicen su situación fiscal

Carnicerías – clausura

Luego de realizar controles en más de 900 carnicerías del área metropolitana e interior de la provincia de Buenos Aires, fiscalizadores de ARBA suspendieron la actividad comercial de 303 establecimientos al constatar que carecían de inscripción en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos, o bien que, estando registrados, no facturaban sus ventas.

La suspensión provisoria de las actividades comerciales se extiende hasta que los establecimientos infractores regularicen su situación fiscal y, en forma complementaria, ARBA aplica una multa cuyo valor depende de la falta cometida. La mayor cantidad de cierres temporarios abarcó locales ubicados en La Plata (54), La Matanza (39), Quilmes (39), Lanús (20), Moreno (18), Florencio Varela (17) y Morón (16).

Hace poco más de un año, en el marco de una estrategia conjunta, tanto ARBA como AFIP y el Ministerio de Agroindustria de la Nación pusieron en marcha diversas acciones para combatir la evasión en toda la cadena de la carne, que registraba un alto índice de incumplimiento.

Entre otras herramientas de control, fue creado un registro de operadores de la cadena de producción y comercialización de haciendas; se incorporaron pagos a cuenta de IVA e Ingresos Brutos como condición previa para la faena; se generalizó el régimen de percepción de Ingresos Brutos que se aplica para la comercialización de carnes rojas; y se fortaleció el cruce de datos electrónicos entre los distintos organismos que intervienen en el proceso de fiscalización.

El director de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires, Gastón Fossati, puntualizó que “producto de esas acciones el 40% de las carnicerías suspendidas regularizó su situación fiscal en pocos días y pudo retomar la actividad comercial”.