Luján – Puente ferroviario

Un error de cálculo dejó al tren sin poder pasar ya que quedó angosto. Lo terminaron de construir con un ancho de 3,40 metros, cuando las medidas mínimas de los trenes es de 4,20 metros

La sorpresiva falla se detectó el último fin de semana largo, cuando se realizaron las primeras pruebas en el bypass de conexión inaugurado sobre la Ruta Nacional N° 5, en partido bonaerense de Luján.

“Es demasiado angosto”, denuncian en el gremio ferroviario. Según dijeron los operarios que lo instalaron, los vagones del servicio a Mercedes pasan demasiado justo y los trenes de larga distancia de origen chino que adquirió el Gobierno nacional ni si quiera podrían circular por allí.

“El gálibo dado al ancho del nuevo puente hace que las locomotoras diesel modelos CKD8G/ CKD8H y todo el material rodante (de larga distancia) de origen chino no podrán circular por dicho puente ferroviario, ya que rozan con los parantes que se encuentran a cada costado del mismo”, sostuvieron en el sitio especializado Crónica Ferroviaria.

Fuentes del Ministerio de Transporte a cargo de Guillermo Dietrich aseguraron a ámbito.com que esta semana se realizarán nuevas pruebas y que si “salen bien”, el viernes pasaría el tren.

La colocación del nuevo puente forma parte de la obra de construcción de autopista Luján-Bragado. El bypass Luján, de 8 kilómetros en total, bordea el casco urbano para enlazar directamente con el Acceso Oeste. La estructura, que fue levantada sobre las vías del ferrocarril Sarmiento, fue construida en el Astillero Storni, en la ciudad de Buenos Aires, con una tecnología particular. Según sus especificaciones, está compuesta por dos trochas de 24 metros de longitud y otras siete piezas. Para montarlo, se realizaron tareas sin afectar el tránsito. El costo de la obra fue de $ 1.200 millones.

Ante el papelón y la repercusión en las redes sociales, el administrador general de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, aclaró lo sucedido de su cuenta en Twitter. “Con el fin de evitar el corte del servicio por 6 meses al construir el puente in situ (en el lugar), se decidió construirlo externamente en un taller y luego montarlo en el lugar. Con esto el servicio se interrumpe solo 6 días. En el montaje del puente, con el fin de que pudieran atravesarlo todo tipo de locomotoras, se produce el corte de los bordes superiores que, con la sobredimensión estructural que tiene el puente, no afecta en nada el mismo. Dichas tareas son todos ajustes al puente ya montado, el que está en condiciones de prestar el servicio óptimamente”, afirmó.