Musimundo

El cierre de las sucursales de Musimundo en Chivilcoy, Bragado y Pehuajó, sin ningún aviso previo a sus clientes e incluso a sus empleados, también incluiría a la instalada en Trenque Lauquen, en una de las esquinas más tradicionales de la ciudad cabecera del distrito.

Ayer, en horas de la tarde, cuando la posibilidad de cierre en esta comunidad del oeste de la provincia de Buenos Aires ya se había propagado, se observó que se colocaban papeles en las amplias vidrieras.

De acuerdo a lo que pudo saber Infoecos y Las Radios de Trenque Lauquen (AM 1280 y FM 88.5) es que los empleados, cinco en total, dijeron desconocer que decisión habían tomado los empresarios propietarios de la cadena de electrodomésticos. Mientras algunos aseveran que pertenecería al fondo de inversión “Pegasus”, del que dependerían Farmacity y Heladerías Freddo, otros señalan que tendría un dueño. Sería  se nos dijo, un conocido dirigente político argentino que pasó por el gabinete nacional en la administración de Cristina Fernández de Kirchner y que actualmente reside en una provincia de la zona mesopotámica.

En las tres ciudades donde este miércoles se produjo el intempestivo cierre de las sucursales se señalaba que “esto se debe a la situación económica imperante en el país y a la importante caída en las ventas en los últimos meses”. En Trenque Lauquen, en tanto, se comentó que la cadena nunca pudo lograr competir con algunas que ya se encontraban afincadas en el medio.

Cabe consignar que Musimundo abonaba, se aseguró a nuestros medios, el alquiler más alto de la zona céntrica de la ciudad cabecera. “Había comenzado sus actividades abonando la friolera de 90 mil pesos mensuales”, dijo un comerciante bien informado, ante la requisitoria de Infoecos.

Volviendo a quienes serían sus propietarios, vale recordar este artículo publicado en el diario La Nación, en el mes de febrero del 2011:

El grupo Megatone concretó la compra de la cadena de disquerías Musimundo por 15 millones de dólares, confirmaron a La Nacion fuentes familiarizadas con la operación, que se terminó de cerrar entre la noche del viernes y la mañana de ayer.

La cadena de disquerías, que hasta ayer era propiedad del fondo de inversión Pegasus, está concursada hasta 2017 y cuando entró en ese proceso, en 2002, la deuda original era de US$ 250 millones. Es una de las razones que explica el monto relativamente bajo de la transacción, ya que Megatone tendrá que hacerse cargo de ese pasivo y de la relación con los acreedores.

La otra razón es que la cadena alquila la totalidad de sus locales, es decir, no son activos propios. “Acá lo que se está comprando es la cadena de distribución, la marca y el know-how”, interpretó un ejecutivo del sector. Por su parte, la sucursal virtual tiene una base de 220.000 usuarios registrados y está concebida como una plataforma 100% e-commerce, es decir, que las compras se realizan totalmente online.

Según las fuentes consultadas, “el rubro juegos está creciendo muchísimo y es la tendencia que se viene en materia de entretenimiento”. Con todo, entre el 20 y el 22% del negocio total de Musimundo es la música. La cada vez mayor afluencia de artistas extranjeros de primer nivel a la Argentina también ayuda a mantener la vigencia de los CD.