Monzó Emilio

La Cámara de Diputados tomará juramento el próximo 6 de diciembre a los 127 diputados que resultaron electos en los comicios del pasado 22 de octubre, en una sesión preparatoria en la que también deberán renovarse las autoridades de ese cuerpo legislativo.

Allí confirmarán como presidente a Emilio Monzó y deberán definir el futuro de las tres vicepresidencias, la primera hoy en manos del peronista José Luis Gioja -tiene mandato hasta 2019-, la segunda que ocupa la radical Patricia Giménez -vence mandato- y la tercera, a cargo del massista Felipe Solá, reelecto por otros cuatro años.

Fuentes parlamentarias no descartaron que, después de la ceremonia, la Cámara baja pueda realizar una sesión especial para debatir alguno de los proyectos que se incluyan en el temario de convocatoria a sesiones extraordinarias del Congreso, que el gobierno tiene previsto enviar al Parlamento.

De acuerdo a los resultados de los comicios de octubre, Cambiemos se consolidará a partir del 10 de diciembre como primera fuerza de la Cámara de Diputados, con 108 escaños entre propios y aliados, en tanto que el Frente para la Victoria continuará como segunda fuerza con 67 bancas, cuatro menos que las que posee actualmente.

El interbloque UNA, que actualmente integran massistas, delasotistas, dasnevistas, moyanistas y provinciales neuquinos y que asoma un futuro incierto, se reducirá de 37 a 27 integrantes; en tanto que el Justicialista pasará de 17 a 25; el Movimiento Evita se reducirá de 5 a 4; y Libres del Sur pasará de 3 a 1.

Entre los bloques que representan a gobiernos provinciales, los santiagueños mantendrán sus seis bancas; los misioneros pasarán de 3 a 4; los socialistas santafesinos perderán 3 escañas y quedarán con sólo una, mientras que los Rodríguez Saá, en San Luis mantendrán 3.