Rodríguez Mera jurando como concejal en el 2017

Antes de iniciarse la sesión donde se brindó la bienvenida a Trenque Lauquen al vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Salvador, se comunicó al cuerpo que el presidente de la bancada de Cambiemos, Alfredo Zambiasio, solicitó un período de licencia. Se hizo saber, entonces, que su lugar será ocupado interinamente por Alberto Rodríguez Mera. Le tocó a este dirigente que pertenece al radicalismo, dentro de la coalición, expresar la complacencia de la presencia del oriundo de San Fernando, destacar el apoyo que se ha recibido de él, durante todos estos años. Rodríguez Mera obvió responder a los dichos de Estévez que había hecho uso de la palabra, anteriormente.

Luego de haber expuesto durante unos pocos minutos, el turno siguiente lo ocupó el presidente del Concejo Deliberante, Claudio Figal, quién mantiene una férrea relación de amistad con Salvador y principal inspirador que el cuerpo cuente con el sistema de voto electrónico. Apuntó también al vínculo que políticamente se ha establecido en el distrito con el intendente Miguel Fernández y con el resto del oficialismo. Hubo algún “tiro por elevación” para la concejal Estévez, cuando mencionó el estado de situación de Trenque Lauquen.

Por su parte, el mandatario comunal reconoció las atenciones constantes que tiene el vicegobernador para con el distrito. “Siempre está dispuesto a escuchar y atendernos”, remarcó Fernández.

Con un estilo donde rara vez muestra poca compostura, el intendente se refirió al panorama municipal y respondió, también, sin entrar en demasiados detalles a la exposición de la combativa concejal de la oposición. Habló de las finanzas y aseguró que “el ritmo de obras que se la impreso a la gestión, más allá de las dificultades que se tengan, habrá de continuar”. Como lo viene haciendo, reiteradamente, Fernández destacó la predisposición que siempre se observa en la comunidad de Trenque Lauquen, lo que – evidentemente – la hace diferente.